Como si hiciera años que no se ven. Así han vivido su reencuentro Amaia y Alfred en la Academia de ‘OT’ tras irse a casa por Navidad. La pareja ha disfrutado de un largo abrazo con beso en los labios incluido.

Publicidad

Amaia y Alfred ya no pueden negar su historia. Quizá por ello, han decidido olvidarse un poco de las cámaras y disfrutar de su amor en público. Su reencuentro en la Academia de ‘OT’ tras volver de casa por Navidad se ha hecho viral.

Y es que el romance entre ambos concursantes está siendo de lo más comentado en redes sociales. Como si hiciera años que no se vieran, la pareja se fundía en un abrazo de lo más alegre y apasionado. Tanto, que terminaba con un furtivo beso de una Amaia que siempre se ha mostrado más cautelosa con las cámaras.

Tras abrazar a Nerea y Aitana, Amaia preguntaba rápido por Alfred, que aparecía en el comedor segundos después. Amaia salía corriendo hacia él: “¡Ay, corazón!”, le decía. Después de preguntarse qué tal en casa, Nerea le comentaba a la pamplonica: “Tía, que mi padre llamó a tu madre sin querer”. “Yo te llamé queriendo”, le decía Alfred a su chica. “Ay que mono”, espetaba ella.

Aunque de manera tímida y rápida, Amaia no podía evitar dar a Alfred un beso en los labios que dejaba bien claro lo mucho que le había echado de menos. Y eso que hacía apenas 24 horas que se habían separado para pasar Navidad con sus familias. Una separación que no fue tanta, porque la hermana de Amaia compartía fotos con ambos, lo que daba a entender que habían compartido algún tiempo también fuera de la Academia juntos.

El momentazo arrasó en Twitter, donde los seguidores de ‘OT’ no pudieron evitar comentarlo. Algunos aseguraban que por fin han roto sus corazas. Otros, en cambio, criticaban el momento. Y es que hay quien comenta que podrían haber recibido información del exterior. Las familias de ambos les habrían puesto al corriente de lo bien que se ve su relación fuera, lo que les podría hacer ganar puntos en las votaciones.

Su relación dio un paso más frente a las cámaras horas después, cuando veían en el salón la gala de Navidad junto a algunos de sus compañeros. En pijama, disfrutaron uno al lado del otro y hablaron abiertamente de “relación”.

Publicidad

Comentarios