Rafa Nadal no sólo habla claro en la pista. El tenista español, actual número 1 del mundo, no tiene problema en mojarse sobre el tema del momento: el proceso separatista catalán. Su opinión es que el referéndum del 1-O no debe celebrarse y que Cataluña y España son más fuertes juntos.

Publicidad

En una entrevista concedida al diario ‘El Mundo’, Nadal, que este pasado domingo conquistaba por tercera vez el US Open, su decimosexto Grand Slam, reconoce que le preocupa lo que ocurre en Cataluña. “Al que no le preocupe es que no tiene en mente a España como es España”, señala.

“Hay un conflicto, hay que solucionarlo. Es difícil, y no tiene una fácil solución, pero bueno… Yo le digo mi sentimiento. Me siento muy cercano a los catalanes, me siento muy español también. No entiendo una España sin Cataluña. No me gustaría entenderla o verla. Entiendo que juntos deberíamos podernos entender, sin ninguna duda, y yo creo que se tiene que hacer un esfuerzo para llegar a un entendimiento porque creo que somos, sin ninguna duda, más fuertes juntos que separados; tanto España es mejor con Cataluña como Cataluña es mejor con España, desde mi punto de vista”, explica.

“Creo que lo del 1 de octubre no se debería de producir porque, desde mi punto de vista, cada uno tiene que respetar las leyes y hay unas leyes que son las que son y uno no se puede saltar las leyes porque quiera saltárselas. Yo no me puedo saltar un semáforo en rojo porque no me parezca correcto aquel semáforo. Y los que pretenden eso en Cataluña tienen que entenderlo. A partir de ahí, respeto profundamente el sentimiento que cada uno pueda tener, y ojalá que se solucione, que nos podamos entender y que podamos vivir durante muchos años como un país, que es lo que somos”, apunta.

El posicionamiento de Nadal en este asunto le está haciendo cosechar multitud de aplausos en las redes sociales, donde son muchos los que consideran que ya podrían hablar así de claro otros deportistas e incluso políticos.

También, obviamente, está recibiendo algunas críticas de los independentistas, que le piden que se dedique a jugar al tenis.

Publicidad

Comentarios