La cadena autonómica catalana, TV3, ha emitido un informativo en su canal para niños en el que explica, y adoctrina, a los pequeños sobre el 1-O. Con consignas como idolatrar a los Mossos y cargar contra la Policía española o presentando el referéndum ilegal como una película de acción.

Publicidad

Como parte de su programación especial sobre el 1-O, el canal infantil de TV3 ha emitido en su informativo, ‘Info-k’, un reportaje sobre cómo se organizó clandestinamente y se desarrolló después el referéndum ilegal. Y lo hace con una línea muy marcada de adoctrinamiento a los más pequeños.

Consignas como que la Policía española y la Guardia Civil cargaban sin razón contra los ciudadanos o las alabanzas a los Mossos así como presentar el relato cual película de acción, se lanzan en los más de 2 minutos que dura el vídeo compartido en las redes. En el original, de 3 minutos y 19 segundos, se añaden otras cuantas frases más que demuestran el sesgo y el adoctrinamiento a los niños que ven TV3.

Con un tono adoptado para el público de su canal infantil, el reportaje arrancaba con imágenes de los voluntarios que guardaron las urnas “durante días”. “Ha sido uno de los tesoros más preciados por todo el mundo”, dice el vídeo, que explica a los niños que los voluntarios las necesitaban para que la gente votara y “los que querían impedirlo hacía semanas que las buscaban por todos lados”, emitiendo entonces imágenes de la Guardia Civil.

“Como en una peli”, el vídeo de TV3 cuenta a los niños que el material se llevó a los centros de votación escondidas, con llamadas clandestinas y vigilantes para evitar que las requisaran. Unas urnas que, explica la cadena, estaban guardadas desde hacía semanas “en los lugares más increíbles”, poniendo como ejemplo los fosos de los ascensores, las casas de particulares y los maleteros de los coches.

El reportaje explica después que los lugares de votación también tuvieron que ser protegidos por la gente. Muchos de ellos, dicen, se quedaron a dormir en tiendas de campañas y estuvieron haciendo actividades durante todo el fin de semana. “¿Sabéis por qué? Porque así la Policía no podía ir y cerrarlos”, cuenta la narración, que relata a continuación que mucha gente se emocionó cuando los centros electorales abrieron, que las “colas fueron larguísimas desde primera hora” y que “muchos de los que votaban lo celebraron como una victoria”.

Mención especial a la votación de Puigdemont, de quien explican que tuvo que cambiar de coche debajo de un puente para despistar al helicóptero de la Policía. Todo ello con un tono desenfadado y de película de espías.

A continuación, el vídeo pasa a explicar que la preocupación seguía y que por eso se construyeron “barricadas, se pusieron vallas e incluso se pusieron tractores para evitar que la Policía entrase”.

Aunque el reportaje explica que “tanto la policía catalana como la española tenían la orden de entrar en los centros”, el tratamiento de uno y otro cuerpo es muy diferente. Empezando porque el vídeo asegura que la orden de cerrar venía dada del Gobierno de Rajoy. Después, no dudan en asegurar que mientras los Mossos “no se enfrentaron a la gente” y que muchos les están agradecidos, la “Policía española usó la fuerza para entrar en los centros de votación”.

En los siguientes segundos, TV3 se dedica a contar cómo sacaron urnas de algunos colegios para protegerlas de la Policía, que en algunos sitios, incluso, fue expulsada por la gente “sin incidentes”. Insistiendo en la actuación policial, se recoge que “la Policía española agredió a las personas que intentaban impedir que entrasen”. “En algunos casos, con mucha violencia”, añaden.

En sus explicaciones dicen también que los políticos “que les mandaban” aseguraron que habían actuado como debían. “El resultado, 900 heridos, dos graves y muchos centros de votación cerrados”, aseguran mientras muestran imágenes de la Policía Nacional. El vídeo termina contando que pese a todo, las urnas estuvieron abiertas hasta las 8 de la tarde, momento en el que comenzaron a recontar los votos.

Publicidad

Comentarios