Risto Mejide se despide “a la francesa”. El presentador de televisión y publicista abandona sus columnas en ‘El Periódico’, diario con el que lleva años colaborando, y lo hace con un emotivo artículo en el que confiesa lo poco que le gusta despedirse.

Publicidad

“Se me da muy mal decir adiós. Crecer es aprender a despedirse, he dicho siempre. Quizás sólo por eso, puede que aún hoy siga siendo un inmaduro. Así que me pienso dar el piro a la francesa, como hago siempre que salgo con amigos, sin decir nada a nadie, sin despedirme de veras. Si en este artículo, en cualquier momento, dejo una frase a medias, una de esas que siempre he sido incapaz de acabar, ya sabes de qué va”, comienza Risto su último artículo en ‘El Periódico’, titulado ‘Negaré que me he despedido’.

El presentador dice que se va “a otro sitio, a otro lugar, a empezar otro proyecto que ahora no viene al caso”. “O igual a mi casa, a escribir en mi blog, eso ya lo veremos porque lo cierto es que aún tengo cosas por decidir y por cerrar. Da lo mismo”, indica.

Risto se va también desvelando una curiosidad de sus colaboraciones en ‘El Periódico’, que todas sus columnas tenían un número capicúa de palabras, algo que, según dice, probablemente no sabían ni los que le contrataron. “Era una forma de redondear las cosas, como si acabando con el mismo número con el que empezaba la cifra, acabase la redacción con la misma sensación con la que la comencé”, dice, añadiendo que “cuando los dos –el texto y yo– sabíamos que eso nunca puede ser cierto, que cuando uno empieza a escribir, jamás se imagina lo que después habrá escrito y ya no digamos cómo se puede llegar a sentir”.

También confiesa que sus artículo le hicieron conocer a su actual mujer, Laura Escanes: “Mi terapia consistió en escribirlos. Sacarse un sentimiento de dentro es un premio en sí mismo. La mejor recompensa añadida es que os hayan servido a vosotros como me sirvieron a mí. Precisamente gracias a uno de ellos, conocí a la que hoy me arranca sonrisas para tatuármelas para siempre a piel de página. Sí“.

El publicista se despide diciendo que este espacio siempre le vino “grande”. “Esta cita más o menos semanal me ha servido, eso sí, para compartir lo más preciado que tenemos tú y yo y cualquiera. La vida interior, que no íntima. Mi manera de ver el mundo, las relaciones, la vida, los amigos, la familia, el amor, la tragedia, el país”, explica.

“En este espacio que yo ocupaba vendrán otros que lo harán brillar como se merece. Este vacío siempre encontrará a alguien que lo quiera y lo sepa llenar”, agrega Risto, que concluye, para acabar en capicua su artículo, con una frase incompleta: “Este aprendiz de lo que nadie enseña se da a la fuga con una sonrisa en los ojos, varios silencios en la mochila y un consejo que ahora por fin te puedo dar: jamás dejes de”.

Su mujer, Laura Escanes, ha compartido el texto de Risto confesando que se enamoro de él leyendo sus artículo y asegurando que no piensa dejar que “jamás dejes de”, dejando así también, como él, a medias la frase.

Publicidad

Comentarios