La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha felicitado la Navidad a los madrileños, bajo el lema “En Navidad todo cambia”, con la vista puesta en la sostenibilidad ambiental y la proximidad entre personas.

Publicidad

Manuela Carmena ha optado por un vídeo difundido en las redes sociales del Ayuntamiento de la capital, en una semana marcada para el Gobierno municipal tras el cese del delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, y la aprobación del Plan Económico y Financiero (PEF), que se ha traducido además en el fin de la tutela por parte del Ministerio de Hacienda de sus cuentas.

Carmena, vestida de negro y rojo y sentada en una silla del Patio renacentista del Museo de San Isidro, se dirige a los madrileños para felicitarles la Navidad, una “fiesta cristiana” pero también “algo mucho más amplio”, una “fiesta de la humanidad, una fiesta de la solidaridad, una fiesta para los creyentes y los no creyentes”.

La alcaldesa empieza con un mensaje directo a la necesidad de proteger el medio ambiente. “Parece que este año el invierno se adelanta comiéndose de un lengüetazo un otoño que nos parecía un verano tardío. Hace nada íbamos con sandalias… y de pronto ha llegado el frío. Ya estamos en Navidad”, dice.

Carmena cree que estos “caprichos de la naturaleza” recuerdan que es la que “manda”. “La necesaria sostenibilidad no es una moda, que respetar el planeta es una exigencia a la que nos obliga nuestra condición de seres humanos”, defiende a continuación.

“TODO CAMBIA EN NAVIDAD”

Centrándose en el lema, subraya que en “Navidad todo puede cambiar”. “Así es y así debe ser. La Navidad tiene algo de excepcional que nos permite en medio del invierno frío y oscuro, vivir días distintos, días que el calendario colorea en rojo, días de vacaciones en la ciudad que conocemos pero que de pronto, nos aparecen diferente, vestida de nuevos murmullos, de barullo y luces”, resalta.

Son, en su opinión, “días siempre, con su pizca de sorpresa”. Así, se hace varias preguntas: ¿Pondremos el árbol o el Belén, con quién cenamos en Nochebuena, cuál será el primer y último beso del año que se va y del que viene?”. “Estamos en Navidad y por qué no, todo puede cambiar”, insiste.

La alcaldesa cree que la ciudad de Madrid anima a una vida mejor pero también a veces es dura porque aísla, desintegra y hace sentir solo”. Por ello quiere que esta Navidad sea “una auténtica fiesta”, tanto para compartir con la familia como para salir a la calle “a mirar, visitar, felicitar”.

“En las celebraciones buscamos la necesidad de sentirnos próximos”, defiende. Por ello, Carmena recuerda que han querido hacer que todos se sientan “a gusto” en Madrid, una ciudad “abierta y fraternal”, para lo que han querido “abrir más espacios para andar, para vivir”.

Es el momento de dejar el coche, de subirnos a los medios de transporte colectivos y compartirlos también como lo hacemos en la calle. Es el momento de sonreírnos los unos a los otros. Formamos parte de un todo de la ciudad”, recoge la dirigente en su intervención.

Además, Carmena traslada a los madrileños ‘una sorpresa’, y es que el Palacio de Cibeles acogerá una “gran estrella” que recogerá los deseos de los madrileños que se volcarán en la cabalgata de los Reyes Magos, la noche del 5 de diciembre.

Entre sus deseos para la ciudad, están “el agua de lluvia” así como también “lluvia de afecto, igualdad, justicia y paz”. Finalmente, acaba sus palabras con un poema de Gloria Fuertes sobre el Nacimiento a quien se ha rendido homenaje durante este año en el centenario de su nacimiento.

Publicidad

Comentarios