La tensión por Cataluña llega incluso a los periodistas que informan sobre lo sucedido. La periodista Mayka Navarro ha terminado llorando tras una agria discusión con Eduardo Inda en ‘El Programa de AR’ (Telecinco).

Publicidad

El enfrentamiento y la fractura social se traslada también a las tertulias. La confrontación de opiniones entre periodistas ha llegado al límite este miércoles en ‘El Programa de AR’. Una petición de Mayka Navarro, en conexión desde el Parlamento catalán, a su compañero Eduardo Inda daba paso a una discusión que terminaba en lágrimas.

“Tal como está el patio, no acompaña nada insultar a gente como Marta Torrecillas”, comenzaba a decir Mayka en referencia a la denuncia falsa y las mentiras de la mujer, conocida por ser la herida “de los dedos” tras asegurar que la Policía le había roto la mano.

Inda tachaba de “golfería” el relato que había dado Marta sobre el trato policial que había sufrido y le recriminaba haber denunciado una agresión sexual que no fue y una rotura de dedos que tampoco.

Eduardo Inda se enfadaba y aseguraba que Mayka no tenía que decirle qué podía opinar y qué no. La periodista, por su parte, aseguraba que solo trataba de pedirle que “no te dirijas así a ella porque el ambiente ya está suficientemente caldeado”. “Es una mentirosa”, replicaba Inda mientras Ana Rosa pedía a Mayka que explicara lo sucedido.

Navarro contaba que esta mujer había enviado un audio a una amiga porque había sentido que tenía los dedos rotos y luego, al acudir al médico, se vio que no. Ana Rosa Quintana, que pedía calma entre ambos, sí apostillaba que Marta había contado una mentira y que después la había confirmado en televisión, no siendo hasta que la habían desenmascarado que admitió no tener herida alguna.

En una conexión posterior, Mayka Navarro aparecía ya llorando a lágrima viva, consciente de la dificultad de informar desde Cataluña y recibía el apoyo de sus compañeros, incluido el propio Inda, que tan sólo pedía que la periodista no le dijera lo que podía o no decir.

En Twitter, la escena no ha pasado desapercibida, siendo uno de los ejemplos de la tensión palpable en Cataluña estos días en todos los sectores.

Publicidad

Comentarios