El presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, firmaron este martes un “detallado” acuerdo tras su histórica cumbre en Singapur que “va suponer un gran cambio para el mundo”.

Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, se han estrechado la mano este martes a primera hora de la mañana a su llegada al Hotel Capella, en la isla singapurense de Sentosa, al inicio de una histórica cumbre que brinda a las partes la posibilidad de acabar de forma pacífica con la amenaza nuclear.

Trump ha entrado por la derecha y Kim por la izquierda a un patio del hotel Capella y se han dado un apretón de manos durante 12 segundos sobre una alfombra roja y frente a una decena de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte.

El presidente estadounidense ha dirigido unas pocas palabras al líder norcoreano y le ha tocado levemente el brazo derecho, mientras Kim le ha dicho: “Encantado de conocerle señor presidente”.

40 MINUTOS DE REUNIÓN

El esperado cara a cara, en el que sólo han participado los protagonistas y sus respectivos traductores, ha empezado poco después de las 9.00 (hora local) y ha durado aproximadamente 40 minutos.

Posteriormente, ambos dirigentes han acudido a un encuentro bilateral ampliado que ha finalizado sobre las 11.30 (hora local) y ha dado paso a una comida de trabajo. Trump, que se ha sentado junto al secretario de Estado, Mike Pompeo, el jefe del Estado Mayor del Ejército, John Kelly, y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, ha destacado que está “deseando trabajar” con Kim. “Tendremos éxito”, ha insistido.

A la reunión han asistido también el vicepresidente del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, Kim Yong Chol -que entregó a principios de junio una carta de Kim a Trump-, el ministro de Asuntos Exteriores del país, Ri Yong Ho, y el director de Relaciones Internacionales del partido, Ri Su Yong, que también fue exministro de Exteriores entre 2014 y 2016.

El dirigente estadounidense, que ha calificado de “honor” la posibilidad de reunirse con Kim, ha intercambiado unas pocas palabras con el dirigente norcoreano tras estrecharle la mano y ha expresado que se “siente muy bien” y que espera que la cumbre sea “un todo un logro”.

Además, ha aventurado que, “sin duda”, ambos tendrán “una relación fantástica a partir de ahora” dado que el encuentro “va muy bien”. “Juntos vamos a solucionar un gran problema, un gran dilema”.

“PELÍCULA DE CIENCIA FICCIÓN”

Kim, por su parte, ha asegurado que el camino para llegar a las conversaciones “no ha sido fácil” y que los dos han tenido que enfrentarse a numerosos “obstáculos” y “prejuicios” para hacer posible el encuentro. “No ha sido sencillo llegar aquí. El pasado no nos ha dejado avanzar y las viejas prácticas y prejuicios nos han cegado, pero hemos sido capaces de sobreponernos a todo y llegar aquí hoy”, ha manifestado Kim, que ha destacado que el cara a cara parece sacado de “una película de ciencia ficción”.

“Creo que el mundo entero está viendo este momento. Muchas personas pensarán que esto es algún tipo de fantasía inaudita”, ha bromeado el dirigente, que ha expresado que la cumbre es “un buen preludio para la paz”.

DECLARACIÓN CONJUNTA

Trump y Kim Jong Un han firmado un “amplio acuerdo” tras su histórica reunión, según ha destacado el magnate neoyorquino. “Estamos firmando un documento muy importante, uno bastante amplio”, ha indicado Trump ante los periodistas.

Kim, por su parte, ha dado las gracias a Trump por hacer posible el encuentro. “Hemos tenido una cumbre histórica y vamos a firmar un documento histórico”, ha manifestado Kim. “El mundo será testigo de un gran cambio”, ha afirmado.

Tras asegurar que los dos mandatarios han decidido “dejar atrás el pasado“, Trump ha afirmado que ha forjado con Kim “un vínculo muy especial” y que a partir de ahora la relación entre Estados Unidos y Corea del Norte va a ser muy distinta.Trump y Kim firman un “amplio acuerdo” al final de su histórica reunión

“La gente va a estar muy impresionada y va a estar muy contenta. Vamos a encargarnos de un problema muy peligroso para el mundo“, ha explicado el presidente estadounidense. Ante la pregunta de si invitará a Kim a la Casa Blanca, Trump ha respondido con un escueto “por supuesto que lo haré”. El presidente estadounidense ha asegurado que Kim es “muy inteligente” y un negociador “muy duro” y “muy respetable”.

Publicidad

Comentarios