La selección masculina de rugby de Nueva Zelanda, más conocida como los All Blacks, ha recibido el Premio Princesa de Asturias de los Deportes por sus éxitos deportivos y sus valores de integración racial y cultural.

Publicidad

Los cuatro miembros del equipo de rugby All Blacks que ha subido al escenario del Teatro Campoamor de Oviedo tenían preparada una sorpresa para los asistentes. Tras recoger el galardón y dirigirse al público a saludar, se han quitado las chaquetas y, todavía de espaldas a la mesa de presidencia en la que se encontraban los Reyes Felipe y Letizia, han celebrado su premio con una tradicional ‘haka’.

Nueva Zelanda no es la única selección nacional de rugby que realiza esta danza maorí, otras han seguido su estela, pero sí la pionera y la que ha convertido estos movimientos y cánticos ancestrales en todo un símbolo.

La ‘haka’ normalmente se realiza al comienzo de los partidos para demostrar fuerza y unidad, y de paso intimidar al rival. En esta ocasión fue el fin de fiesta al merecido galardón de una de las selecciones deportivas más laureadas de todos los tiempos. Como señaló el jurado encargado de conceder el premio, los All Blacks suponen “un ejemplo de integración racial y cultural, que ha contribuido a la unidad de neozelandeses de diferente origen, simbolizada en la ‘haka'”.

Publicidad

Comentarios