Varias decenas de personas se han concentrado este sábado en el pueblo gerundés de Jafre en solidaridad con uno de sus vecinos, el dramaturgo Albert Boadella, tras las pintadas amenazantes contra él aparecidas en el municipio.

Publicidad

Tabarnia se ha volcado con Albert Boadella, su presidente el exilio. El dramaturgo ha encabezado este sábado una manifestación en el municipio gerundense de Jafre, donde tiene residencia y donde ha denunciado agresiones contra su propiedad.

Boadella estaba acompañado por su hija Mariana y por un centenar de personas, entre las que se encontraban representantes políticos del PP y Ciudadanos como Concepció Veray y Jordi Cañas. También, el periodista Arcadi Espada y los impulsores de la iniciativa Tabarnia Jaume Vives y Tomás Guasch.

Los manifestantes han recorrido en silencio las calles de Jafre, han pasado por la vivienda del dramaturgo que ha sido objeto de pintadas y han acabado con la lectura de un manifiesto por parte de Mariana Boadella, quien ha explicado el cambio en la relación con los vecinos en los últimos años.

Su padre ha explicado posteriormente que la acción de este sábado es de “solidaridad”, pero no sólo con él “si no con la gente que, en este país, están señalados por todo el nacionalismo” que pretende acabar “con la disidencia”.

Albert Boadella ha recordado que, en España, ya se conocen “las consecuencias, con casi mil muertos, por parte del nacionalismo etarra”.

“PENSAMIENTO ÚNICO”

Según Boadella, “en Cataluña se está por el pensamiento único y quien no está con él es señalado”, tras lo que ha reclamado su derecho a no rendirse y a manifestarse en un municipio que también considera suyo.

Quieren eliminar cualquier disidencia con formas de incitación a la violencia, con formas xenófobas, que es la tradición del nacionalismo”, ha añadido el autoproclamado presidente de Tabarnia.

Albert Boadella ha rememorado cuando llegó a Jafre, donde había “paz, tranquilidad y cierta alegría de vivir”, que se ha convertido en los últimos años en un clima en el que la gente les considera “enemigos”.

Para Boadella, esta situación se reproduce “en el conjunto de Cataluña” y aboga por hacerle frente “en nombre de la libertad y de la democracia que hay en España, que es libre y presidida por una Constitución”.

El dramaturgo ha reiterado que la manifestación de Jafre le ha recordado a “las del País Vasco de hace años, donde una minoría de gente defendía la libertad y estaba contra el nacionalismo provocador de tantas desgracias en la Europa del siglo XX”.

Tras recorrer las calles tras una pancarta en la que aparecía un rostro silenciado, Albert Boadella ha sido obsequiado con un pastel típico Pascua en Cataluña, conocido como ‘mona’, en la que aparecía su rostro junto a una bandera de España y a otra de Tabarnia.

PINTADAS

Esta misma semana, en un muro a la entrada del pueblo, se realizó una pintada de grandes dimensiones en la que se podía leer “Boadella, fot el camp (lárgate)“. Se trata del último de una serie de episodios de acoso contra el exdirector de Els Joglars en este pequeño municipio del Empordà e 300 habitantes abrumadoranente independentista.

Esta pintada se suma a otra que el dramaturgo descubrió hace quince días en los muros que rodean su casa y en la que puede leerse “Viba Tabarnia Presidente”, a lo que él añadió debajo “Moltes gràcies Jofre”.

Boadella ha sufrido varios ataques en los últimos años: le cortaron tres cipreses una noche, le rompieron una pared de chumberas y le han tirado bolsas de basura dentro de la casa.

Publicidad

Comentarios