Sevilla acogía este pasado martes la gala de los premios Ondas 2017 que, por primera vez, se celebraba fuera de Cataluña. La emoción, los agradecimientos y el conflicto catalán estuvieron muy presentes en una gala histórica.

Publicidad

Cristina Bosca y Toni Garrido fueron los maestros de ceremonias de una gala de los premios Ondas que por primera vez en su historia, -y van ya 64 años con la de este 2017-, se celebraba fuera de Cataluña. Y es que hasta ahora, Barcelona había sido la ciudad en la que el grupo Prisa entregaba sus prestigiosos galardones.

El conflicto catalán provocaba que hace unas semanas, los organizadores decidieran trasladar la celebración, eligiendo Sevilla, una ciudad a la que los presentadores agradecían su acogida.

Tras las fotos de por la mañana y la llegada de los premiados a la alfombra roja, con sorpresas entre los invitados como la de Kiko Rivera, todos los protagonistas celebraban unos Ondas que arrancaban con el premio a la mejor campaña de radio y que se vivió muy intensamente en el perfil en Twitter de los galardones.

Jarabe de Palo inauguraba las actuaciones al piano en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla. La música llegaba también después con Alejandro Sanz, -otro de los premiados- junto a Niña Pastori, y Tomatito y José Mercé, -que homenajearon a Camarón-.

Uno de los momentos más destacados llegaba poco después del arranque de la gala, cuando Ángels Barceló recogía su premio Ondas a mejor locutora. La periodista lo celebraba con todo su equipo.

Otra grande de las ondas, Isabel Gemio, que llegaba acompañada por sus dos hijos a la gala, recogía el premio a toda una trayectoria y aprovechaba para pedir trabajo tras su forzosa salida de Onda Cero.

Entre los premios más aplaudidos, el que recogía Manuel Arenas, un galardón especial del jurado a la figura del realizador radiofónico, o el discurso de ‘La Chispa’, la viuda de Camarón, que aseguraba que el cantaor “vive”.

Susanna Griso, que recogía el Ondas a mejor presentadora de televisión se emocionaba al dedicar su premio a su madre, recientemente fallecida, y a su equipo de ‘Espejo Público’.

Las lágrimas, tras el premio a Javier Gutiérrez como mejor actor por ‘Estoy vivo’, llegaban de nuevo con Blanca Suárez, que recogía su segundo Ondas. Esta vez, por ‘Lo que escondían sus ojos’. La actriz reconocía estar abrumada por merecer de nuevo el galardón y agradeció a su familia el apoyo.

Alejandro Sanz volvía a subirse, casi por enésima vez, al escenario para recoger otro Ondas, esta vez como artista del año y Jarabe de Palo se emocionaba con el suyo a su trayectoria. Carlos Vives reconocía que el Ondas le abrió las puertas de España hace veinte años y que ahora este de 2017 le confirmaba como uno de los artistas latinos más queridos aquí.

 

Publicidad

Comentarios