Naranja papaya, con toques azules, haciendo honor al color clásico de los coches de Bruce McLaren, e impresionante desde cualquier ángulo, así es el nuevo MCL33 que debe ser el monoplaza del cambio para Fernando Alonso, después de tres terribles temporadas.

Publicidad

Fernando Alonso está de estreno. La nueva era del equipo McLaren ha arrancado este viernes con la presentación del MCL33, su nuevo monoplaza que cambio tanto por dentro, con la unidad de potencia Renault que reemplaza a Honda, como por fuera, con la recuperación del histórico color naranja papaya que el fundador Bruce McLaren usó por primera vez hace exactamente 50 años.

El Circuito de Navarra, situado junto a la localidad de Los Arcos, fue el escenario escogido por el equipo de Fernando Alonso para presentar su nuevo coche de una forma bastante modesta, lejos de la pompa de otros años, quizá en una muestra de obligada humildad tras los pésimos resultados de las últimas temporadas.

Fue el director de carreras de McLaren, Eric Boullier, quien más se manifestó en esta línea de prudencia. “El coche tiene buena pinta, pero hasta que no disputemos la primera carrera en Melbourne nunca se sabe”, recordó, añadiendo que este invierno han “trabajado duro intentando mejorar cada pequeño detalle del coche para que sea más fiable y más rápido”, según dijo en declaraciones a ‘Sky Sports’ que recoge Europa Press.

“Nuestros rivales son muy fuertes y nuestra intención es pelear con ellos en las posiciones delanteras. En este deporte nunca puedes estar confiado porque puede pasar cualquier cosa”, avisó el francés, esperanzado al mismo tiempo porque cuentan con “un coche sólido” y “dos pilotos excelentes que marcarán la diferencia” como Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne.

El director ejecutivo de McLaren Technology Group, Zak Brown, no ocultó que están “muy ilusionados con el nuevo año”. “Toda la gente de nuestro equipo ha hecho un trabajo increíble y los pilotos también están entusiasmados. Ahora toca disfrutarlo sobe el asfalto. El color papaya es nuestra historia desde Bruce McLaren. Avanzamos fieramente hacia adelante, como ha dicho nuestro departamento de marketing”, resumió con un sonrisa.

UN COLOR QUE YA USÓ HACE MEDIO SIGLO

La escudería británica utilizó el naranja papaya por primera vez en 1968, en una época en la que muchas naciones competían con sus colores nacionales como British Racing Green, French Racing Blue e Italian Rosso Corsa, Bruce McLaren escogió el naranja papaya para que su equipo sobresaliera sobre la pista.

El llamativo color principal del MCL33, el Papaya Spark, y los colores secundarios, el azul Burton y el azul cerúleo, se desarrollaron junto al socio de McLaren, AkzoNobel. Los innovadores sistemas de capas suministrados por la empresa han permitido al equipo reducir significativamente el peso total de la pintura y reducir el tiempo del procesamiento de la misma en un 50%.

El MCL33 va a realizar un día de rodaje en el circuito de Navarra (España) este viernes antes de encarar las ocho jornadas de tests de pretemporada en el Circuit de Barcelona-Catalunya que arrancan el lunes 26 de febrero. La primera tanda será entre el 26 y el 1 de marzo en Montmeló y la segunda, entre el 6 y el 9 de marzo.

MOTOR RENAULT

La filosofía detrás de la ingeniería del MCL33 ha sido establecida aprovechando los datos de 2017 para llevar a cabo varias mejoras. Gran parte del trabajo realizado sobre el MCL33 se ha centrado en optimizar el empaque del nuevo motor Renault y en la incorporación del nuevo dispositivo Halo, señala el comunicado de la escudería.

“Si somos capaces de desarrollar los puntos fuertes del chasis del año pasado y casarlo con una unidad de potencia mejorada de Renault, creo que podremos dar un paso adelante”, ha señalado Fernando Alonso, según informa el comunicado de la escudería. “El coche tiene muy buen aspecto y está bien pensado, y creo que los colores nuevos son fantásticos; llaman mucho la atención”, añade el asturiano.

Publicidad

Comentarios