La búsqueda de Eva Casado se ha hecho viral en Twitter y Facebook. La fotógrafa quiere encontrar a su doble, al sospechar que pudiera ser su gemela. Una chica que acudió a la Tomatina de 2010 y que está ‘perdida’ desde entonces.

Publicidad

Y es que nadie ha logrado dar a Eva todavía una respuesta a su búsqueda, que arrancó hace ya cinco años, tras ‘verse’ en un reportaje sobre la Tomatina. Fue uno de sus primos quien leyendo una revista localizó a Eva en la popular fiesta de Buñol. Pero resultó no ser ella.

El joven se había confundido con la foto de otra chica, exactamente igual que su prima Eva, llegando a creer en un primer momento que ésta se había ido a la Tomatina sin avisar a nadie. Tras saber que Eva no había estado allí, éste decidió llevarle la revista y demostrarle que el parecido era más que evidente. “Pensé que estaba loco (…) hasta que vi la fotografía, que se parecía más a los juegos nivel experto de encuentra las siete diferencias”, cuenta Eva Casado en una carta publicada en redes.

Fotógrafa profesional, decidió hacerse una foto con la misma luz y estilo similar para comprobar si el parecido era tal o sólo casualidad. Viendo las dos juntas, el parecido es como si de dos gemelas se tratara.

Y esa es precisamente una de las hipótesis que maneja Eva, quien al comenzar a investigar, descubrió una trama de bebés robados en el hospital en el que nació, además de otra red de tráfico de bebés entre Madrid y Valencia. “Mi madre es gemela, lo cual también me descoloca, pero al preguntarle a ella me dijo que no estaba dormida en el parto y que le parecía muy raro, eso sí, al contarle lo de los robos en el propio hospital, vi asomar un brillo en sus ojos que se me quedó clavado en el corazón”, cuenta Eva en su larga carta.

La joven explica además que el hospital cerró y no puede tener certeza alguna de que ella y la chica de la Tomatina compartan ADN. De lo que no duda es del parecido y, haciendo suyo aquello de que cada persona tiene un doble en el mundo, tiene claro que quiere encontrar a la suya, plasmada en esa foto de 2010.

Eva deja claro en su carta que esta vez quiere que sea la definitiva, por lo que explica el por qué de su búsqueda. Y es que quiere descifrar el enigma, aunque sólo sea para tener una anécdota que contar a sus nietos. A su doble perdida le ofrece lo mismo, descubrir si en realidad tienen lazos de sangre e incluso una sesión de fotos con un profesional francés que se dedica precisamente a fotografiar a dobles de todo el mundo que no tengan nada que ver genéticamente.

Entre las reacciones en Twitter, los que desean suerte en su búsqueda a Eva y los que no se creen la historia. Algunos aseguran que es simple Photoshop, otros que fue ella la que acudió a la Tomatina pero que no se acuerda porque iría bebida o los que apuestan porque sea una historia viral como la de Manuel Bartual.

Publicidad

Comentarios