Ada Colau se ha condenado a sí mismo y se juega el puesto con el tuit que ha compartido de su acuerdo con Puigdemont, en el que anuncia que permitirá votar en Barcelona.

Publicidad

Pese a que parece que su actitud es de mantenerse entre dos aguas por miedo a la inhabilitación, Ada Colau se ha posicionado claramente a favor del referéndum ilegal, anunciando que dejará que Barcelona vote, aunque especificando que no cederá locales municipales y, por tanto, evitando sanciones del Tribunal Constitucional.

Sin embargo, el tuit que ha lanzado ya la condena de por sí, ya que admite que colaborará de alguna manera para que el referéndum pueda celebrarse. Algo que ya de por sí es ilegal. “Cumplimos nuestro compromiso: en Barcelona el 1 de octubre se podrá participar sin poner en riesgo la institución ni los servidores públicos”, escribía Colau en su cuenta personal de Twitter.

Un mensaje que ya de por sí la condena de cara al Constitucional, quien dejó bien claro a los alcaldes de Cataluña que serían citados a declarar si accedían a colaborar de alguna en el referéndum.

En la red social, muchos han dado ya por supuesto que el tuit condena de pleno a una Ada Colau que se ha echado atrás cuando ha visto que podría ser inhabilitada. De ahí su actitud de mantenerse en la cuerda floja, intentando equilibrar las ganas de votar con el miedo a perder su puesto.

Algunos criticaban precisamente su “nadar y guardar la ropa” y otros su predisposición a ayudar. También había quien aseguraba que el tuit no decía nada en concreto y quien consideraba que con él se había condenado ella sola.

Pese al tuit de Ada Colau, Jaume Collboni, concejal del Ayuntamiento de Barcelona, ha asegurado en dos mensajes diferentes que el consistorio no colaborará con el referéndum de ninguna manera.

En un primer mensaje, confirma lo que ya ha dicho Ada Colau, que no facilitarán “medios ni locales para el 1-O” por “respeto a las leyes y resoluciones jurídicas”.

En su segundo mensaje, Collboni asegura que el PSC de Barcelona “no participará en ninguna movilización ni llamará a apoyar un referéndum que está fuera de la ley”. Algo que entra en conflicto con el tuit de la propia Ada Colau, que ha asegurado que se podrá votar en la ciudad, ya que, dice, ha llegado a un acuerdo con Puigdemont tras encontrar una solución a apoyar el referéndum sin comprometer al Ayuntamiento. Un supuesto que parece imposible.

Publicidad

Comentarios