Una concentración espontánea, gritos contra Ana Julia Quezada y mucha tensión. Es lo que se vivió a las puertas de la Comandancia de la Guardia Civil en Almería, donde permanece detenida la presunta asesina del pequeño Gabriel.

Publicidad

Sólo unas horas después de conocerse la noticia de la detención de Ana Julia, decenas de vecinos se concentraban a las puertas de la Comandancia de la Guardia Civil en Almería. Allí permanece detenida la supuesta asesina de Gabriel Cruz. Y a ella se referían en sus gritos, en unos momentos de tensión e indignación por el crimen.

Aunque ya había gente reunida desde primera hora de la tarde, fue tras la manifestación silenciosa de las 19:00 horas cuando la tensión acumulada estallaba.

Con carteles de peces, en solidaridad con la familia, los concentrados gritaban consignas como “todos somos Gabriel” o “justicia”. 

También pudieron oírse cómo pedían a la Guardia Civil que dejasen libre a Ana Julia, a fin de tomarse la justicia por su mano. “Que la saquen, que la saquen”, gritaban de manera amenazante.

No faltaron los gritos de “asesina, asesina” y la petición de “pena de muerte” como sentencia a un crimen que ha conmocionado a toda España y del que ahora todavía quedan muchos detalles que resolver.

72 horas

Ana Julia está prestando declaración ante la Guardia Civil antes de pasar a disposición judicial. Por ley, los agentes pueden retenerla hasta 72 horas y todo parece indicar que agotarán el plazo.

El interrogatorio podría esclarecer si Ana Julia actuó sola o contó con ayuda de una tercera persona. También si termina confesando oficialmente, como parece que lo hizo tras ser detenida. “He sido yo, lo siento, te quiero”, dijo tras ser detenida, según han desvelado los testigos del momento.

Publicidad

Comentarios