Los casos de adoctrinamiento independentista en los colegios de Cataluña se multiplican. Esta vez ha sido una abuela la que ha denunciado en la radio que su nieta de 5 años estuvo una hora escuchando un cuento en el que “la policía mata gente”.

Publicidad

Con métodos totalmente cuestionables, algunos colegios catalanes siguen un estricto adoctrinamiento a los niños de cara al independentismo. Esta vez ha sido la abuela de una niña de 5 años la que ha denunciado públicamente que la pequeña tuvo que escuchar un cuento en el que les explicaban que había “policía muy mala que mata gente”. 

Ha sido en el programa de Carlos Herrera en Cope donde una mujer que se llama Lola ha contado qué sucedió en el colegio de su nieta. En el audio, compartido en YouTube, puede oírse cómo la mujer explica que su hija, tras recoger a su nieta en el colegio de los Jesuitas El Clot (un centro concertado), notó que la niña estaba triste y tensa. “La niña no se atrevía a decir nada, sólo que pasaban cosas muy violentas”, cuenta la mujer, que narra cómo su hija logró saber qué había pasado en el colegio.

“La niña le explica que no habían tenido clase de baile, que era lo que le tocaba a última hora, porque había ido otra señorita a contarles un cuento, pero que no quería oírlo porque era muy violento”, cuenta esta abuela. El relato, que la niña acaba contando, ponía al Rey y a la Policía en la diana, asegurando a los pequeños que Felipe VI “era muy violento y que tenía unos policías muy malos, que mataban a la gente, que les hacían mucha sangre y que los llevaban a la cárcel”.

“Tuvieron una hora para el adoctrinamiento”, dice Lola en su relato, que asegura que su hija terminó por saber que los niños habían estado recibiendo este tipo de cuentos durante una hora entera. “Si esto es en un colegio religioso, imagínese cómo estamos aquí”, se quejaba la mujer. “Allí todos los policías eran malos pero claro, al final del cuento, matan al Rey, matan a los policías y entonces se pone un rey que entonces ese sí que es el bueno”, contaba esta abuela, que no cree que las quejas de su hija puedan hacer cambiar el rumbo al colegio.

Publicidad

Comentarios