La Guardia Civil ha detenido este viernes a un hombre como presunto autor de la muerte de Paz Fernández Borrego, de 43 años y vecina de Gijón, cuyo cuerpo fue hallado flotando en el agua por un vecino de Luarca en el embalse de Arbón, en Navia.

Publicidad

La Guardia Civil ha detenido este viernes a un hombre como presunto autor de la muerte de Paz Fernández Borrego, de 43 años y vecina de Gijón, cuyo cuerpo fue hallado el pasado lunes flotando en el agua por un vecino de Luarca en el embalse de Arbón, en Navia.

El detenido es Javier Ledo, de Coaña, con quien fue vista por última vez la mujer asesinada el 13 de febrero. Está declarando en calidad de detenido y pasará a disposición del juzgado de Luarca. La Guardia Civil ha ido a buscarle este viernes, a las 9 de la mañana, a su casa, en la calle Hopsital de Navia.

Precisamente, Javier Ledo concedía este jueves una entrevista a ‘La Nueva España’ en la que aseguraba que era “inocente”. Según su versión, Paz era su amiga y le contó que había quedado con un hombre el día de su desaparición para que le dejase 800 euros para arreglar su caravana. “Podrán encontrar un pelo mío en su coche o un cigarrillo, pero yo tengo mi conciencia tranquila”, decía.

El teléfono móvil de la mujer dio señal por última vez en la localidad de Busmargalí, a 8 kilómetros del centro de Navia en donde había reservado un hostal para pasar esa noche y a 14 de las inmediaciones del Hospital de Jarrio, en donde fue hallado su vehículo. Desde Busmargalí hasta el embalse hay 14 kilómetros.

La autopsia realizada al cadáver determinó el fallecimiento por muerte violenta. Paz Fernández Borrego luchó a brazo partido con su homicida, tanto que sus brazos muestras claras señales de resistencia, las llamadas lesiones de defensa. Las lesiones que presenta en el cuello podrían ser compatibles con un intento de estrangulamiento, pero lo que la mató fueron los fuertes golpes recibidos con un objeto contundente en la cabeza. Además, no se descarta agresión sexual, pues no llevaba ropa interior.

LAS OTRAS DOS DESAPARICIONES EN ASTURIAS

Por otro lado, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado continúan investigando la desaparición de otras dos mujeres, desaparecidas los pasados 1 y 2 de marzo en Gijón y Castrillón, aunque la investigación ha descartado desde el principio que haya un nexo de unión entre los casos de las tres mujeres.

Lorena Torre, de 40 años, desapareció el 1 de marzo por la noche en Gijón y su coche apareció aparcado en las proximidades de la playa de El Rinconín y, según la Policía Nacional, vestía un plumífero verde, pantalón vaquero y botas.

El día 2 de marzo se produjo en Avilés la desaparición de Concepción Barbeira, de 1,60 metros de altura y complexión delgada, tras salir de su casa en San Adriano (Castrillón) para dirigirse a su trabajo en la cocina del hospital San Agustín de Avilés, al que no llegó a incorporarse. Su vehículo fue localizado con las puertas abiertas y el bolso en su interior en la localidad de Santa María del Mar, en Castrillón.

Publicidad

Comentarios