Histórico. Así puede calificarse el discurso de Penélope Cruz al recoger su César de Honor. Y es que la actriz ha hecho historia en Francia, donde ha sido galardonada por su trayectoria.

Publicidad

Penélope Cruz se convertía este pasado viernes en la primera española en lograr un César de Honor. El cine francés premiaba con su más alta distinción la carrera de la actriz, que se mostraba emocionada. En el escenario, Pedro Almodóvar, uno de sus mentores, y la actriz Marion Cotillard eran los encargados de entregarle el galardón.

La de Alcobendas lo recibía muy emocionada, entre lágrimas y agradecimientos. Su discurso, ya histórico para el cine español, estaba plagado de “gracias” a su familia. También a los directores que se habían fijado en ella cuando empezaba, y a su marido, Javier Bardem, que estaba arropándola desde el público.

Espectacular con un vestido morado, Penélope Cruz no quiso olvidarse del lazo blanco, que simboliza la lucha del feminismo y contra el abuso sexual en la industria.

“Penélope es una gran figura del cine mundial, una estrella internacional, una gran dama del cine español, europeo, internacional”, decía Marion Cotillard para presentar a la española.

Antes de que Penélope pisara el escenario, Almodóvar le dedicaba unas cariñosas palabras. El director manchego aseguraba la descubrió en ‘Jamón, jamón’ y que entonces ya se prometió trabajar con ella. Aunque, dice, aquel no era el momento pues “escribía personajes más mayores”. “El tiempo me ha dado razón. Penélope es hoy una gran estrella, una figura del gran cine mediterráneo de todos los tiempos, en la gran tradición de Anna Magnay, Sofía Loren, Jeanne Moreau, Julitte Binoche, Marion Cotillard. Hollywood le abrió muy pronto sus puertas. Pero, afortunadamente, Penélope no se olvida nunca de España, de Francia, de Europa”, decía Almodóvar.

Era entonces cuando Penélope subía al escenario. Sin poder evitar las lágrimas desde el primer momento, recogía el César de Honor y hacía historia.

“Nunca en mis sueños más locos me hubiese atrevido a soñar con lo que está ocurriendo en estos momentos: recibir un César de honor… madre mía… Francia ha sido muy generosa conmigo, desde siempre”, decía al principio de su discurso Penélope.

Familia por encima de todo

Aunque tuvo palabras de elogio para Marion Cotillard y para Pedro Almodóvar, así como para el cine francés en general, Penélope Cruz basó su discurso especialmente en su familia.

De hecho, en un momento dado, se dirigió específicamente a su madre, Encarna, que estaba entre el público: “¡Mámá..! ¿Te das cuentas de lo que está ocurriendo?”, le decía.

El público, mientras tanto, se levantaba y, de pie, la ovacionaba: “¡Gracias, gracias..! Todo lo que soy se lo debo a mi familia. A mi madre, en particular. Todo lo que soy viene de ella”, repetía la actriz española.

“Siempre llevo conmigo, en mi corazón, a mis hijos, a mi familia, a mi esposo. Hoy, estoy con todos ustedes. Y Pedro, Pedro Almodovar, que ha sido tan importante en mi carrera, también está conmigo, con nosotros. No olvidaré nunca esta noche. Gracias, familia del cine francés”, terminaba una Penélope que hacía historia en el país vecino, donde es venerada como una de las mejores actrices de todos los tiempos.

Publicidad

Comentarios