Después de 27 años y 75 títulos juntos, Toni Nadal deja de entrenar a su sobrino Rafa Nadal. El tío del tenista español ha querido despedirse de una manera especial. Le ha escrito una extensa carta de agradecimiento en ‘El País’.

Publicidad

“Doy por concluida una feliz etapa de 27 años que se inició el día en que el hijo de mi hermano Sebastián entró en mi pista de tenis con tan solo tres años. Hoy salgo yo de la suya pero no se acaba aquí mi camino. Seguiré vinculado al tenis porque mi ilusión y amor por este deporte, por suerte, siguen intactos“, comienza diciendo Toni en esa misiva.

“Desde los inicios de la trayectoria tenística de mi sobrino intenté desarrollar en él un carácter fuerte y resolutivo para poder hacer frente a las dificultades del tenis en particular y de la vida en general, con la que siempre he considerado que hay un denominador común. He sido más molesto que apacible y más exigente que dado al halago. Le he procurado más un punto de insatisfacción que de beneplácito y le he trasladado siempre a él toda la responsabilidad. Siguiendo la sentencia de Francisco de Quevedo —“quien espera en esta vida que todo esté a su gusto, se llevará muchos disgustos”—, yo nunca le facilité las cosas más de la cuenta a Rafael”, explica.

Toni Nadal tiene palabras de agradecimiento para los miembros de su equipo, para los patrocinadores, para los periodistas españoles y extranjeros y para los aficionados. Pero sobre todo, para su sobrino, al que define como “el máximo responsable de mi suerte”.

“La relación con él siempre ha sido atípicamente fácil dentro del mundo en el que nos movemos. Gracias a su educación, respeto y pasión he podido desplegar mi manera de entender esta profesión. Gracias a él he vivido experiencias que han superado todos mis sueños como entrenador. He viajado a su lado a sitios increíbles y he conocido a personas relevantes e interesantes de muchos ámbitos. A día de hoy me siento enormemente valorado y querido porque su figura ha engrandecido la mía mucho más de lo que me merezco“, afirma.

“Dice Antonio Muñoz Molina en su ensayo ‘Todo lo que era sólido’ y respecto a personajes que ocupaban altos cargos justo antes de la crisis, algo parecido a lo siguiente: “Nos creíamos que estaban allí arriba porque son muy capaces e inteligentes; cuando en realidad, muchas veces es al revés. Como están allí arriba, nos hemos llegado a creer que son muy capaces e inteligentes”. Les dejo con esta idea para evitar cualquier sobrevaloración de mi persona y vuelvo con mis queridos alumnos en Manacor. Gracias de corazón y hasta siempre“, concluye su carta.

Estas palabras de Toni Nadal están emocionando a muchos en Twitter, donde hay multitud de mensajes de agradecimiento por la labor que ha hecho durante todos estos años con Rafa Nadal, hasta el punto de haberle convertido en el que quizás sea el mejor deportista español de la historia.

Publicidad

Comentarios