Los ataques de turismobofia no paran estos días. Esta vez ha sido de lo más esperpéntico, en San Sebastián y contra el tren turístico de la ciudad, conocido como el ‘chu-chú’ y a ritmo de ‘La Macarena’.

Publicidad

Disfrazados, con pelucas y todo tipo de complementos para tapar sus rostros, y a ritmo de ‘La Macarena’. Así ha sido el esperpéntico ataque de turismofobia llevado a cabo por el colectivo Ernai en la ciudad de San Sebastián.

Su ataque, colgado por ellos mismos en un vídeo en YouTube y del que se han vanagloriado en Twitter también, ha sido condenado por el alcalde de la ciudad, Eneko Goia, que ha calificado de “lamentable” el incidente.

En la calle Aldamar, el grupo de la izquierda abertzale paralizaba un el tren turístico, conocido de manera popular como el ‘chu-chú’. Los jóvenes encendieron bengalas, que colocaron en el mismo tren, y mostraron carteles contra los turistas. Pasados unos minutos de tan esperpéntico espectáculo, cesaron y dejaron al tren continuar su trayecto.

El nuevo ataque de turismofobia de la izquierda abertzale contrasta con la afirmación que hacen ellos mismos de que sobre el tema “hay que tener un debate sosegado y razonado”.

El alcalde de San Sebastián ha aclarado que los turistas se tomaron “bastante bien” lo sucedido, ya que por los disfrace y sin entender vasco, unido a que sonaba de fondo ‘La Macarena’, podrían llegar a pensar que se trataba de un espectáculo callejero. “Pensarían en algún momento que en lugar de en el tren chu-chú están en el tren de la bruja e incluso en las imágenes se ve como incluso algunos sacan fotos del suceso”, ha dicho Goia que, sin embargo, ha asegurado que “fue un suceso lamentable que lo que busca es tener más protagonismo del que debería tener”.

“Creen haber encontrado un filón en ausencia de otras cosas con las que llamar la atención y lo único que están haciendo es tratar de hacer daño, que es lo que históricamente y desgraciadamente algunos saben hacer y eso me parece lamentable”, ha insistido.

En su vídeo, el colectivo Ernai justifica su ataque de turismofobia: “La precariedad y la riqueza de unos pocos justo en frente del modelo turístico”.

En las imágenes, pueden verse los momentos previos al ataque, mientras los miembros del colectivo se ponen todos los disfraces, pelucas y demás complementos. Algunos de los carteles en contra del turismo se entremezclan con el espectáculo que ofrecieron contra el popular ‘chu-chú’ y la pegada de pegatinas antes de dejar al tren seguir su camino.

Este ataque se sirve, además, como anuncio para la próxima manifestación del colectivo y se suma a los ataques que han protagonizado en los últimos días radicales en Mallorca y Bilbao. 

Publicidad

Comentarios