Carme Forcadell y los consejeros independentistas han terminado aceptando el 155 y abandonando el Parlamento catalán, que ya dan por disuelto. De hecho, sólo ella y Rull habían acudido a sus despachos este lunes.

Publicidad

A pesar de querer dar una imagen de normalidad y de continuidad al Gobierno catalán destituido, Carme Forcadell ha terminado por aceptar la aplicación del 155 en Cataluña, siguiendo así las instrucciones de un Puigdemont que ha ordenado dar imagen de Govern pero “sin estridencias”.

Aún sin admitirlo públicamente, de facto los consejeros del Gobierno catalán han dado por asumido el 155, ya que salvo Josep Rull, ninguno ha acudido a su despacho en el Parlamento catalán. Con un periódico de este lunes, para demostrar que no era una foto de archivo, y llegando a las 6:30 horas para evitar a la prensa en caso de que los Mossos no le dejaran pasar, Rull posaba en redes sociales asegurando que seguiría trabajando.

Media hora después de eso, Rull abandonaba en un coche ya privado, pues los oficiales les han sido retirados, así como la escolta, para acudir al comité nacional del PDeCAT.

Mientras tanto, Forcadell también llegaba al Parlamento catalán para trabajar y terminaba por desconvocar la reunión de la Mesa prevista para este marte a las 10:00 horas, admitiendo que la Cámara “se ha disuelto”. Los independentistas asumían así la aplicación del 155 y sus destituciones.

No así Puigdemont, que se mantiene en la frontera entre un caso y otro, compartiendo una foto de la Generalitat e intentando hacer ver que estaba dentro. Sin embargo, se ha podido comprobar que esto no era así.

“Carme Forcadell acepta la disolución del Parlament. Mañana ya no habrá reunión de la Mesa”.

Publicidad

Comentarios