El consejero de Interior catalán, Joaquin Forn, ha lanzado otro desafío al Estado asegurando que los Mossos ni impedirán votar. Forn dice que lo harán para preservar “la convivencia ciudadana”.

Publicidad

“Queremos afianzar el papel de los Mossos en la seguridad pública en Cataluña. Tenemos las competencias y las ejercemos”, escribía Joaquim Forn en su perfil de Twitter tras la reunión de la Generalitat y el Gobierno, en la que el Ejecutivo ha pedido que se anule la convocatoria de referéndum. Algo a lo que Puigdemont se ha negado.

Forn ha pedido, además, no poner “contra las cuerdas” a los Mossos, que no impedirán el voto porque, asegura, tienen que priorizar la “convivencia cívica”.

“Es importante el cumplimiento de la ley y las decisiones judiciales, pero hay un bien superior a preservar: la convivencia ciudadana”, escribía Forn en un segundo tuit, asegurando así que los Mossos tendrán así que moverse entre las decisiones del Constitucional y Fiscalía y la responsabilidad de evitar incidentes graves.

En su comparecencia y en Twitter, Forn ha querido lanzar “un mensaje de tranquilidad” a la ciudadanía “más allá de las discrepancias políticas”.

A pesar de su mensaje de tranquilidad, Forn lanzaba un nuevo desafío al Estado al asegurar que los Mossos no impedirán ir a votar si ello supone una alteración del orden público, aunque los agentes ya avisaron en redes sociales que cumplirían las órdenes de Fiscalía.

Forn ha reiterado que el “compromiso” del Gobierno catalán es “que se pueda votar”. Y se mostraba convencido de que los Mossos no podrían hacer nada porque “miles de personas saldrán a la calle a expresar una opinión política”.

“Nosotros hemos dicho que ya tenemos suficientes (efectivos policiales) para poder trabajar y afrontar la jornada del 1 de octubre. Pese a ello, los han enviado”, ha lamentado Forn, que ha añadido que espera que los “miles de ciudadanos” que cree saldrán a la calle “puedan ejercer su derecho a voto y se puedan manifestar en una situación de normalidad”.

Publicidad

Comentarios