Francisco López Rodríguez se ha convertido en la primera víctima española identificada en el atentado de Barcelona. El español murió en el acto y paseaba por La Rambla junto a su mujer y varios familiares.

Publicidad

Después de varias horas de desesperación y agonía en su familia, la sobrina de Francisco López Rodríguez confirmaba en Twitter la muerte de su tío en el atentado de Barcelona. El hombre, de 65 años, se convertía en la primera víctima mortal española identificada.

En su cuenta de Twitter, Raquel Baron López, sobrina de Francisco, daba la voz de alarma poco después del atentado. Compartiendo dos fotos de sus tíos durante el paseo del que disfrutaban por La Rambla, la joven pedía ayuda en las redes sociales para poder dar con ellos. “No encontramos a mis tíos”, decía.

La sobrina de Francisco confirmaba poco después que su tía ya estaba localizada en un hospital, herida pero su tío “no aparece en ninguna lista”, apelando a las redes para poder dar con él. Además, explicaba que llevaba la misma ropa que en las fotos, tomadas poco antes del atentado que le costaría la vida. Su sobrina ya adelantaba que había sido atropellado, pues llevaba con él a uno de los menores fallecidos y que aún no ha sido identificado.

Raquel insistía después en otro tuit, logrando más de 700 retuits con los que se intentaba localizar a Francisco López Rodríguez que no constaba entonces en ningún hospital ni listado de heridos.

Al parecer, según explicaba su sobrina, Francisco paseaba por La Rambla junto a varios familiares, entre ellos, su mujer, una sobrina y el hijo de ésta. Éstos dos últimos, al parecer, también se encuentran entre los fallecidos. Los otros cuatro familiares eran rápidamente localizados, sólo faltaba Francisco.

Tras más de dos horas de agonía y desesperación, Raquel confirmaba que su tío Francisco era una de las víctimas mortales del atentado de Barcelona, explicando que “ha fallecido en el acto” por el impacto de la furgoneta y que por eso no aparecía en ninguna lista de hospitales, siendo informada la familia en cuanto se tuvo conocimiento de su muerte.

Natal del pueblo granadino de Lanteira, en Granada, Francisco López Rodríguez tenía 65 años y era vecino de Rubí, a donde había emigrado hacía años. El alcalde de Lanteira, Jesús Villalba, asegura que Francisco seguía manteniendo vínculo con su pueblo, que visitaba periódicamente. Por eso, y tras celebrarse este viernes un pleno extraordinario, está previsto que se declaren tres días de luto oficial en recuerdo de su vecino.

Publicidad

Comentarios