La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reprochado este lunes al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que no haya respondido “sí” o “no” a la pregunta de si ha declarado la independencia de Cataluña, pero ha añadido que aún tiene tiempo, hasta el jueves a las 10.00 horas, para evitar que el Gobierno aplique las disposiciones del artículo 155 de la Constitución.

Publicidad

“No era muy difícil decir si sí o no había declarado la independencia, que era la pregunta, no era una respuesta complicada”, ha dicho Santamaría en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa, en la que ha recalcado que “prolongar la incertidumbre y la confusión deliberada solo favorece a quien pretende liquidar la concordia cívica e imponer un proyecto radical y empobrecedor”.

A su modo de ver, esa “perseverancia en la confusión” parece responder “a la estrategia de sus apoyos más radicales para tensar la situación al límite”. “Sigue teniendo en su mano evitar que se aplique la Constitución. No es difícil volver a la sensatez y dar una respuesta clara a los ciudadanos de Cataluña y del resto de España. Hay que cumplir la ley y ser sincero con los planteamientos”, ha recalcado antes de asegurar que Puigdemont “tiene un grave problema”.

“Cuando uno lee la carta se tiene la impresión de que se la dirige a los de fuera y no a los ciudadanos de Cataluña. Está más escrita para ver si convence a alguien fuera y no para dar una respuesta a los ciudadanos”, ha dicho la número dos del Gobierno quien ha recordado que a Puigdemont se le está dando un “campo amplísimo” que es “que plantee cuantas peticiones quiera en el Congreso. “Que explique por qué no va al Congreso a plantear qué es lo que quiere y adónde quiere llegar. Cualquier demócrata entiende que es allí donde debe exponer y debatir sus planes”, ha afirmado.

Asimismo, ha advertido al presidente catalán que su llamamiento al diálogo “no resulta creíble” teniendo en cuanta que él se ha negado a debatir con la oposición catalana y está haciendo “política de hechos consumados” e “imponiendo sus posiciones al conjunto de la ciudadanía”. “El diálogo no se exige, se practica”, le ha insistido.

Además, ha desvelado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha respondido por escrito a Puigdemont y, entre otras cosas, le ha puntualizado que aplicar el artículo 155 de la Constitución no es para suspender el autogobierno sino para que éste se ejerza en el marco de la legalidad, y que es la propia Generalitat quien ha derogado el Estatut.

Publicidad

Comentarios