Si el hartazgo de los no independentistas se pudiera resumir en un vídeo, seguramente sería en este en el que los abucheos y pitos aparecieron cuando se pidió a los asistentes a una presentación que cantaran ‘El Segadors’.

Publicidad

Fue el pasado 9 de octubre, en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, cuando Joan Vergés, un profesor de Filosofía, se llevaba una sonora pitada y abucheos varios por pedir a los asistentes a una presentación que cantaran ‘El Segadors’. 

Y es que el hartazgo de la propaganda y bombardeos informativos de los independentistas en Cataluña comienza ya a reflejarse.

En el vídeo, compartido por Dolça Catalunya, se puede ver el final de la intervención de Joan Vergés, quien hizo un discurso independentista para presentar a la activista Ángela Davis en un acto cultural en el CCCB.

“Los catalanes, mucha de la gente que hoy está aquí (…) no hemos sido nunca esclavos. pero también sabemos lo que significa sufrir persecución por razones políticas, étnicas o culturales”, dice mientras el vídeo muestra en contraposición la imagen de los cinco jóvenes que atacaron a un puesto de la entidad Barcelona con la Selección.

“También sabemos qué quiere decir que tenemos que hablar cristiano”, continúa en el vídeo, que muestra la ‘orden’ de hablar siempre en catalán, que lanzaba la Plataforma por la Lengua.

Tras repasar las declaraciones de Artur Mas justificando las cargas de los Mossos hace unos años, Vergés aparece en el vídeo quejándose de que “sabemos qué quiere decir recibir bastonazos e insultos”. Unas palabras a las que siguen imágenes de independentistas cargando contra la Guardia Civil en Cataluña.

Vergés no se lo pensó dos veces y pidió que “no se me ocurre mejor manera de presentaros, que pediros que cantemos una canción”. Fue entonces cuando ya se escuchó algún grito, que se convirtió en abucheo generalizado cuando el profesor añadió que era “una canción que ya simboliza la lucha frente a la injusticia y contra el opresor”, en referencia al himno ‘El Segadors’. 

El hartazgo de los discursos secesionistas quedó patente con las quejas, abucheos y pitos a la petición, que dejaron a Vergés totalmente ‘cortado’ ante el público. Tanto es así que tras preguntar sorprendido si no querían cantar, pidió disculpas y pasó rápido a presentar a la activista Ángela Davis, cuyo nombre habían coreado segundos antes los asistentes al acto.

Publicidad

Comentarios