José Ángel Abad se ha ganado el sueldo con creces este jueves. El periodista ha impresionado con su sufrimiento en el que ha sido, sin duda, su directo más complicado.

Publicidad

Desde Nueva York (EEUU), José Ángel Abad conectaba para las noticias de Antena 3. Lo hacía para contar cómo se está viviendo en el temporal que vive el país americano estos días, en los que se han llegado a temperaturas de 25 grados bajo cero.

Los espectadores de Antena 3 están ya acostumbrados a ver al corresponsal en EEUU siempre en el ojo del huracán. De hecho, hace solo unos meses, se jugaba el tipo para contar en el epicentro de Miami cómo estaba siendo el paso del huracán Irma.

Pero el sufrimiento de este jueves del periodista ha impresionado sobremanera a Twitter, donde los aplausos no cesaban. También las críticas a la cadena por permitir que Abad se expusiese tanto.

Y es que ya desde el inicio de su directo, quizá el más complicado de todos los que ha hecho hasta ahora, se veía el sufrimiento del periodista por tenerse en pie. La primera imagen de Abad no era otra que la del periodista sufriendo un golpe de viento. Esto le hacía perder la gorro y que la capucha de su abrigo se cayese también. A duras penas podía recomponerse y sujetar el micrófono.

La propia presentadora de las noticias de Antena 3 ponía cara de desconcierto y sufrimiento al ver a su compañero. Tanto es así que le daba paso así: “Una situación, José Ángel Abad, si es posible contarnos, que tiende a empeorar”. 

Con sufrimiento, José Ángel Abad contaba que el llamado “ciclón bomba” había causado ya 15 víctimas mortales. Las temperaturas, además, iban a caer hasta los 30 grados bajo cero en algunos lugares del país. “Más frío que en Marte. No va a ser un día para dar un paseo tranquilo”, decía con humor el periodista.

Mientras hacía su crónica, era palpable el frío y el viento al que estaba siendo castigado. Incluso en su cara se quedaban trozos de agua congelada.

Twitter sufre como Abad

La escena provocaba un torrente de comentarios en Antena 3. La mayoría, aplaudiendo al periodista, siendo “crack” el adjetivo que más le atribuían. Otros se preguntaban si era necesario someter a Abad a ese sufrimiento en directo. Y había también (pocos, eso sí), que culpaban directamente al periodista por someterse a este castigo meteorológico.

Publicidad

Comentarios