Heidi Nunes, la mujer del estadounidense muerto en el atentado de Barcelona, Jared Tucker, ha iniciado en redes una campaña viral para poder pagar el entierro de su marido.

Publicidad

Poco a poco, se van conociendo las historias de las víctimas mortales de Barcelona. Entre las que más ha llamado la atención de los medios, la de Jared Tucker, el único estadounidense muerto en el atentado. Pasaba unos días en la ciudad junto a su mujer, Heidi Nunes, con quien celebraba un año de casado. Unos segundos de separación, para que él fuera al baño mientras ella compraba souvenirs, les hizo separarse para siempre.

Ahora Heidi ha contado su historia y ha pedido ayuda para poder pagar el entierro de su marido. A través de una campaña ya viral en las redes sociales, la mujer, de 40 años, ha puesto en marcha un crowfunding para poder reunir el dinero suficiente del funeral y posterior inhumación del cadáver de su marido, así como reservar unos fondos para las tres hijas que el hombre deja huérfanas de padre.

Heidi ha logrado recaudar ya 24.000 dólares de casi 500 personas que han querido colaborar en la web gofundme.com en sólo dos días. Además, numerosos actos benéficos pretenden aumentar el dinero recaudado y dejar en buena posición a las tres hijas de Jared, fruto de un matrimonio anterior al de Heidi, quien además ha aprovechado su estancia en Barcelona mientras arregla la repatriación del cadáver de Jared para agradecer la ayuda que recibió la fatídica tarde de los atentados.

La mujer de Jared ha contado que tras pasar por París, ambos recalaron en Barcelona para celebrar su aniversario de boda. En un momento dado, instantes del atentado, Jared se excusó para ir al baño. Ya no le volvería a ver con vida. “Lo siguiente que sé es que se oían gritos y gritos. Me empujaron dentro de un quiosco de recuerdos y me quedé escondida mientras todos seguían corriendo y gritando”, ha contado en una entrevista al canal americano NBC News.

Desalojada por la policía de la zona, cuando pudo regresar ya no había ni rastro de Jared. Aunque inició una campaña en redes para encontrar alguna pista sobre él, las imágenes de Twitter que le llegaban a través de WhatsApp le hicieron temer lo peor, ya que mostraban a un hombre con la misma ropa y aspecto que Jared en el suelo, inmóvil y ensangrentado.

Ahora, solo espera poder enterrar con dignidad a su marido y dar a las hijas de éste un futuro económico solvente gracias a la campaña que ha iniciado.

Benefit show for Jared Tucker and family. Please come and show support.

Опубликовано Jeff Collins 21 августа 2017 г.

Publicidad

Comentarios