Mariano Rajoy ha declarado este miércoles ante la Audiencia Nacional como testigo en el juicio de la primera parte del ‘caso Gúrtel’. El presidente del gobierno ha negado conocer una caja B en el PP, financiación ilegal y el cobro de sobresueldos.

Publicidad

A lo largo de su declaración, el jefe del Ejecutivo ha repetido en varias ocasiones que su labor era política y que no llevaba ni estaba al tanto de las cuentas de la formación, ni cuando dirigió campañas electorales del PP. “Mis responsabilidades son políticas, no de contabilidad”, ha enfatizado.

Rajoy ha llegado  a las 9.47 horas a la sede de San Fernando de Henares (Madrid) de la Audiencia Nacional en su coche oficial, entrando por el garaje, lo que ha impedido a las cámaras de televisión y fotógrafos captar su entrada. A su llegada, ha sido recibido por el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro.

A las puertas de la sede, esperaban más de un centenar de periodistas ante grandes medidas de seguridad. También un centenar de manifestantes, que han gritado contra el PP y contra algunos de sus dirigentes: “Rajoy y Cospedal, a Soto del Real”, ha sido uno de los cánticos que han coreado. Algunos de ellos portaban paraguas de colores rojo, amarillo y morado, los de la República, bajo el lema ‘Nos mean y nos dicen que llueve’.

La comparecencia ha comenzado pasadas las 10.00 horas y el tribunal le ha permitido que testifique desde el estrado y no frente a ellos y delante del banquillo de los 37 acusados en la trama, a diferencia del resto de testigos que han prestado declaración en la vista oral.

Los principales acusados de la red corrupta, como el ‘cabecilla’, Francisco Correa, su ‘número dos’, Pablo Crespo, y Álvaro Pérez ‘el Bigotes’, no han acudido a la vista de este miércoles. Tampoco lo ha hecho el extesorero del PP Luis Bárcenas, que un principio sí tenía previsto asistir pero que finalmente ha optado por no estar presente.

Así se ha seguido su declaración a través de Twitter:

REACCIONES POLÍTICAS

Publicidad

Comentarios