El Círculo Catalán de Negocios, cercano a Puigdemont, tiene una estrategia muy clara para que Europa reconozca la independencia de Cataluña: hundir a la economía española. Su estrategia ha quedado clara en los 19 tuits que ha compartido (y borrado después) su vicepresidente, David Fernández.

Publicidad

Mientras las empresas huyen despavoridas de Cataluña, los empresarios afines al independentismo crean sus propias estrategias para lograr separarse de España. Y, entre ellas, no dudan en aplicar la que sea necesaria para ello, aunque eso suponga daños colaterales o romper con toda la economía del país.

Es la estrategia que ha pedido David Fernández, vicepresidente del Círculo Catalán de Negocios, que publicaba 19 tuits en los que no dudaba en explicar a Puigdemont cómo tiene que hundir la economía española para que Europa admita la independencia de Cataluña.

Tuits que ha borrado tiempo después pero que han corrido como la pólvora por las redes sociales.

10 de los tuits de David Fernández
10 de los tuits de David Fernández

Fernández arrancaba pidiendo a Puigdemont que apretara el “botón nuclear de la independencia”. Después, Fernández comentaba que la prima de riesgo era el precio que había que pagar para independizarse, ya que una DUI en Cataluña haría que la prima de riesgo en España se disparara hasta que fuera inasumible.

Fernández cree que eso haría que la UE tuviera que rescatar a España y reconocer la independencia de Cataluña.

Lo siguiente es la estrategia que Oriol Junqueras tiene en la manga y que se trata de declarar la independencia de Cataluña y desentenderse de los 75.000 millones de euros de deuda que acumula.

Según el vicepresidente del Círculo Catalán de Negocios, esto provocaría la quiebra de España y obligaría a la UE a poner un mediador y a reconocer la independencia catalana.

Fernández no duda en sus 19 tuits asegurar que ahora Cataluña tiene la sartén por el mango y que ha demostrado ser solvente y no estar al amparo de España.

Pero mientras tanto, las empresas huyen de Cataluña, dan un golpe a la economía catalana.

Publicidad

Comentarios