La Generalitat se niega a aceptar la orden de Fiscalía para coordinar a los Mossos con el resto de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Tras la decisión de que el Gobierno asuma el control de la policía autonómica, Joaquim Forn ha rechazado la misma.

Publicidad

“No aceptamos el mando del cuerpo de Mossos d’Esquadra por parte del Ministerio de Interior”. Así se expresaba el consejero de Interior catalán, Joaquim Forn, en un tuit tras su rueda de prensa, después de que la Fiscalía ordenara al Ejecutivo de Rajoy que asuma la coordinación de la policía autonómica catalana y evitar así que se celebre el referéndum ilegal.

Primero en una declaración institucional y después en varios tuits, Forn aseguraba que los Mossos no aceptaría la coordinación del Gobierno, y así lo ha hecho saber en la reunión el mayor Trapero. “El Mayor ha explicado en la reunión que no podemos aceptar que bajo el paraguas de la coordinación se pretenda mandar al cuerpo”, decía Forn en otro mensaje en su cuenta de Twitter.

Además, reiteraba que no aceptan “esta injerencia” del Estado, al que acusan de haberse saltado todos los procedimientos, anunciando además que consultarían con su gabinete jurídico para saber si puede haber posibilidad de anular una orden que no llega del Gobierno de Rajoy sino de la propia Fiscalía.

El Fiscal sustenta su decisión en el artículo 46 de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. En él, se contempla que cuando “en una actuación concreta concurran simultáneamente miembros o Unidades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de la Policía de la Comunidad Autónoma, serán los Mandos de los primeros los que asuman la dirección de la operación”. Y eso es que lo se pretende cuando está en juego impedir que se celebre el referéndum inconstitucional.

Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña, insistía en que el Gobierno “no asume competencias” de la Generalitat y que la orden llega directa desde Fiscalía, quien sólo pretende coordinar a todos los cuerpos del Estado.

 

 

Por su parte, sin nombrar la decisión de la Fiscalía, Puigdemont insinuaba que la coordinación era un acto de violencia al comentar que “nosotros siempre pacíficos”. “Provocaciones pase, sobreactuaciones, rumores, falsas consignas… nosotros seremos y pacíficos siempre. Ese es nuestro gran activo”, aseguraba en Twitter.

Mientras tanto, Mariano Rajoy pedía a la Generalitat que volvieran al camino de la legalidad y la convivencia, y dejaba “en sus manos” la vuelta a la tranquilidad en Cataluña.

Publicidad

Comentarios