Una broma en WhatsApp era la culpable de llevar a la Guardia Civil a registrar una empresa en busca de urnas para el referéndum ilegal. La Benemérita se creía una foto sin gracia de un grupo de trabajadores, que aseguran haber embalado las urnas.

Publicidad

Con órdenes de interceptar todo el material que se esté preparando para el referéndum ilegal que quieren celebrar los independentistas el 1-O, la Guardia Civil llegaba a registrar una empresa de embalaje en la que aseguraban tener urnas para la consulta.

Eran los propios trabajadores de la imprenta los que bromeaban en WhatsApp con tener urnas y papeletas, después de recibir un palé que, a modo de broma, llevaba impreso en caja la frase “material para urnas y papeletas”. Los empleados fotografiaban la etiqueta y la enviaban a sus contactos.

La Guardia Civil recibía la foto y, en cumplimiento del orden, se personaban en la empresa, donde efectuaban un registro de todos los palés. Allí, podían comprobar que se trataba solo de una broma de WhatsApp sin ninguna gracia, dado el estado de alerta y tensión que se vive estos días en Cataluña.

Aunque sin orden judicial, el dueño de la empresa dejaba hacer el registro, pues ha negado tener ningún material del referéndum en la compañía, como rápidamente han podido comprobar los agentes.

El suceso ha sido aprovechado por los independentistas, que se presentaban en la empresa con esteladas y papeletas, pidiendo de nuevo votar el 1-O y acusando a la Guardia Civil de molestar al sector económico catalán.

Publicidad

Comentarios