La plataforma Wallapop ha tenido durante unas horas en venta una urna del 1-O, que ha llegado a pujarse por 500 euros. Pero la historia real, y desconocida hasta ahora, es otra muy diferente.

Publicidad

Una broma entre amigas es el origen de la llegada de una urna del 1-O a la plataforma Wallapop. De hecho, la urna ni siquiera está en poder de quienes han puesto el anuncio, que además han firmado con el nombre de un hombre.

Según la app de venta y compra, la persona que vendía esta urna del referéndum ilegal reside en Badalona y puso este pasado miércoles el anuncio, con un precio de salida de 1 euros solamente.

El anuncio estaba acompañado por una descripción que llamó la atención de muchos y que hizo que más de uno pujara por tenerla en casa. “Urna utilizada en el referéndum celebrado el 1 de octubre. Un trozo de historia de la democracia catalana”, rezaba el texto. En sólo unas horas, más de mil personas habían visto ya el anuncio y decenas se habían atrevido incluso a pujar.

Hasta 500 euros se llegaron a ofrecer poco antes de que Wallapop retirara el anuncio, después de que la joven que había colocado el anuncio admitiera que era una broma y que ni siquiera tiene una urna en su poder.

En la foto del anuncio, la urna aparecía metida en una bolsa de basura y encima de la encimera de una cocina. A nadie le ha extrañado verla ahí, puesto que fueron muchos los que se llevaron urnas a su casa, así como en días anteriores las habían custodiado para impedir que la Policía y Guardia Civil pudiera requisarlas.

En declaraciones a ‘La Vanguardia’, la joven que había puesto el anuncio ha contado que la historia comenzaba cuando por WhatsApp recibió la foto de la urna y que no sabe a quién pertenece. Junto a sus amigas, se les ocurrió poner el anuncio en Wallapop, sin esperar que tuviera tanta repercusión ni, sobre todo, que hubiera tantas personas que quisieran hacerse con ella a precios tan elevados, teniendo en cuenta que a la Generalitat les costó entre 4 y 5 euros.

 

Publicidad

Comentarios