La muerte de José María Íñigo ha sacudido a Twitter este sábado. El periodista, de 75 años, fallecía de manera inesperada. “Es historia de nuestra televisión”, han dicho de él en redes.

Publicidad

Rostro por excelencia de la historia de TVE en particular y de la televisión española en general, José María Íñigo ha muerto a los 75 años. Ha sido Pepa Fernández, del programa de RNE ‘No es un día cualquiera’, la que ha desvelado la triste noticia. Su muerte sacudía a Twitter, donde rápidamente se convertía en trending topic.

Muchos destacaban su trayectoria. Algunos halagaban al “maestro” y otros recordaban sus programas en televisión. El locutor, que colaboraba actualmente en el espacio de fin de semana de la radio pública, llevaba más de un mes desaparecido de las redes sociales, donde era muy activo.

Compañeros como Carlos Herrera, políticos como Toni Cantó y decenas de anónimos han mostrado su sorpresa y tristeza por la muerte de José María Íñigo. Y es que nadie se esperaba que el periodista falleciese tan repentinamente. A sus 75 años, gozaba de un buen estado de salud. Tanto es así que según revelaba uno de sus compañeros en RNE, tenía pensado debatir este fin de semana cómo ha cambiado España.

Además, cientos de seguidores anónimos se mostraban consternados por la noticia de su muerte. Y desde Twitter enviaban su pésame a la familia, recordaban algunos de sus programas o aseguraban que con él se les iba también parte de su infancia y juventud. Y es que José María Íñigo ha sido historia de la televisión española.

Historia de la televisión

José María Íñigo es ya historia de la televisión. Su extensa carrera así lo demuestra. Nacido en Bilbao, rápido comenzó a trabajar en medios. Con tan sólo 18 años, había trabajado para Radio Bilbao, Cope, ‘La Gaceta del Norte’ y formaba parte del Servicio de Reportajes Especiales de la Agencia EFE.

Muy ligado a la música, no dudó en trasladarse a Londres. Desde allí colaboró con Cadena Ser. A su vuelta a España e instalado en Madrid, comenzó a colaborar en ‘Los 40 Principales’ y en varias publicaciones musicales.

Sin duda, sería la televisión el medio que le convirtió en el rostro más popular del momento. Debutó en TVE en 1968 como colaborador y en 1970 daría el gran salto al presentar ‘Estudio Abierto’. 

El programa, de reportajes, variedades y entrevistas, fue uno de los más exitosos de la televisión española. Le siguieron programas similares como ‘Directísimo’, ‘Esta noche… Fiesta’ o ‘Fantástico’. Íñigo regaló momentos que han quedado ya para la historia de la televisión, como doblar cucharas con Uri Geller. 

Con 5 TP de Oro a Mejor presentador, un Ondas y un Antena de Oro, José María Íñigo dedicó sus últimos años a la radio sobre todo. Aunque colaboraba de forma esporádica en televisión. De hecho, tomó el relevo del mítico José Luis Uribarri en Eurovisión.

Durante 7 años, Íñigo puso voz al festival y muchos le recuerdan hoy por ello. Sobre todo, porque su muerte se produce tan sólo una semana antes de la final. Aunque él mismo descartó volver este año, muchos le echan ya de menos en Eurovisión.

Prolífico escritor, se casó en dos ocasiones y tenía cuatro hijos. Dos de ellos con su primera mujer, la pintora y diseñadora de moda Josette Nahmias, con quien contrajo matrimonio en 1970. Los otros dos, con su segunda esposa, María del Pilar Piniella Merino, con quien se casó en 1984.

Publicidad

Comentarios