El Atlético de Madrid estrenó este miércoles el Wanda Metropolitano en la Champions League y lo hizo con derrota. Los rojiblancos perdieron 1-2 contra el Chelsea, con un gol de los ingleses en el minuto 93. Por si fuera poco disgusto, los aficionados colchoneros tuvieron que sufrir interminables colas para llegar a sus casas tras el partido.

Publicidad

Las redes sociales se llenaron de fotos de cómo la estación de Metro de Metropolitano, situada junto al estadio, era incapaz de engullir tal avalancha de gente. Los aficionados del Atlético tuvieron que armarse de paciencia para poder pasar los tornos y llegar a los andenes. Muchos se quejaban, además, que una de las bocas estuviera cerrada.

Pero los problemas no sólo los tuvieron los que fueron en transporte público, como recomiendan que se acuda al estadio las autoridades madrileñas, sino también los que cogieron el coche. Miles de personas se quedaron atrapadas en la salida de la M-40.

La Avenida de Arcentales y la Avenida Luis Aragonés, dos arterias por las que los vehículos han de pasar si quieren circular por la M-40, estaban completamente atascadas. A las 22:45 el madrileño barrio de San Blas era una ratonera.

Publicidad

Comentarios