La Policía y la Guardia Civil se han sumado a las presiones al jefe de los Mossos y cargan contra él, asegurando que se le insistió con un posible atentado en La Rambla, señalando así a Trapero directamente.

Publicidad

La Asociación Unificada de los Guardia Civiles (AUGC) y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) han cargado este viernes contra Trapero, jefe de los Mossos d’Esquadra, asegurando en redes sociales que un alto mando policial insistió en un atentado inminente en La Rambla.

Aunque el comunicado compartido está fechado el 22 de agosto y recoge las quejas de Policía y Guardia Civil hacia los Mossos por sentirse excluidos de las investigaciones sobre los atentados, ambos cuerpos de seguridad del Estado han dado validez a la noticia que aparecía este viernes en ‘El Confidencial’. En ella, se recoge que un alto mando policial insistió personalmente a los Mossos de que La Rambla era objetivo terrorista.

Guardia Civil y Policía comparten así que el responsable de antiterrorismo de los Mossos recibió una llamada de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Cataluña en el que se le informaba del comunicado de EEUU, publicado esta semana por ‘El Periódico’, y en el que se alertaba a la comunidad catalana de un atentado en La Rambla de Barcelona durante el verano.

La Policía contactó con los Mossos a fin de saber que ellos también tenían la nota enviada desde EEUU y recordarles que eran los únicos con poder en Cataluña para estipular las medidas de seguridad acordes a La Rambla.

El responsable de antiterrorismo de los Mossos, Manel Castellví, confirmó a su colega de la Policía que tenían el aviso encima de la mesa. A pesar de ello, los responsables del cuerpo autonómico dieron una “baja credibilidad” a la advertencia, como reconocía este pasado jueves el propio Josep Lluís Trapero, a quien con estos mensajes en Twitter de Policía y Guardia Civil señalan directamente de una decisión que ha costado 16 vidas y más de 130 heridos.

Policía y Guardia Civil insisten en que aunque no se podía hacer nada por saber qué tipo de amenaza ni tenían hilo del que tirar en la investigación de una posible célula terrorista, sí insisten en que recordaron a los Mossos que debían reforzar la seguridad. Algo que no hicieron así como tampoco trasladaron al Ayuntamiento de Barcelona la amenaza. Tampoco reclamó Trapero la instalación de bolardos u otros obstáculos que impidieran el acceso a la calle de los vehículos.

Publicidad

Comentarios