El Gobierno ha respondido a través de un comunicado al discurso de investidura del candidato a la Presidencia de la Generalitat, Quim Torra, advirtiendo que estará “muy vigilante” a sus actos y que responderá a cualquier ilegalidad.

Publicidad

El Gobierno ha acusado al candidato a presidir la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, de haber ofrecido en la sesión de investidura un discurso “frentista, de pasado y alejado de lo que la mayoría de catalanes quiere”, y le ha advertido de que estará “muy vigilante” de los actos que cometa en el futuro su posible Govern.

“Cualquier ilegalidad será reparada y cualquier vulneración de nuestro marco constitucional será respondida”, avisa el Ejecutivo, que recuerda además que la coalición Junts per Catalunya no ganó las elecciones. “Ni los que pretenden votarle representan a la mayoría del pueblo catalán”, agrega el Gobierno en un comunicado.

El Ejecutivo subraya que su discurso ha sido “una falta de respeto” a las instituciones de Cataluña y sus palabras han evidenciado “escasa voluntad y capacidad de diálogo”.

“Ha demostrado que no tiene ningún interés en construir un diálogo en el propio Parlament, en el conjunto de la sociedad y con nadie que no se someta exactamente a sus planteamientos”, señala el comunicado.

A RAJOY NO LE GUSTA LO QUE HA VISTO EN TORRA

A la vez que Quim Torra pronunciaba su discurso de investidura en el Parlament, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado en un acto en Cádiz que no iba a hacer ningún juicio de valor sobre Quim Torra y aunque lo que ha visto no le gusta, va a esperar a juzgarle por sus hechos.

“Lo que hemos visto y lo que hemos escuchado no nos gusta, por lo menos a muchos, creemos que no es representativo de lo que es Cataluña”, ha afirmado Rajoy en un acto de partido celebrado en Jerez de la Frontera (Cádiz).

El presidente del Gobierno ha señalado que “en España todo el mundo puede pensar lo que estime oportuno y conveniente, pero todo el mundo tiene la obligación de cumplir la ley, porque si cada uno decidimos cumplir o no cumplir la ley a nuestro libre albedrío, no habría normas de convivencia”.

Así, ha incidido en que “el Gobierno tiene que cumplir la ley y tiene que ser para todos, para los que piensen de una manera y de otra”. “Cada uno en democracia puede votar lo que estime conveniente y puede pensar lo que quiera, pero la obligación del gobierno es atender a todos, le haya votado o no”, ha subrayado.

Finalmente, Rajoy ha manifestado que el compromiso del Gobierno de España es garantizar tres cosas fundamentales: “Que la ley y la Constitución se cumplan en toda España, que la unidad de España se respeta porque es la base de nuestra nación, y que nadie podrá actuar contra el principio de igualdad de todos los españoles, porque esa es la base de nuestra democracia”.

Publicidad

Comentarios