Tras un año de espera, Buñol se volvía a teñir de rojo este miércoles con la Tomatina 2017. La 72ª edición de la popular fiesta ha reunido a más de 22.000 personas, que se han tirado 160.000 kilos de tomates. Una guerra que resumimos en las mejores fotos, vídeos y tuits que podían verse en las redes.

Publicidad

Como cada año, las calles de Buñol, en Valencia, se llenaban de personas dispuestas a tirarse tomates en una fiesta conocida internacionalmente. La Tomatina 2017, que duraba cerca de una hora, estaba marcada este año, además, por el dispositivo de seguridad de 700 personas, que velaba porque todo saliera como debía tras los atentados de Cataluña. Un despliegue reforzado que incluía blindaje de acceso a las calles y cordones con vehículos de la policía.

Por primera vez en los últimos años, además, no se incrementaba el aforo ni la cantidad de tomates lanzados, que ascendía a 160.000 kilos y 22.000 personas con entrada. De todos ellos, y tras declararse la Tomatina  Fiesta de Interés Turístico Internacional, el 65% eran extranjeros, que llegan de todas las partes del mundo, siendo Europa, EEUU, Japón, India o Australia los más representados.

Como en cada edición, también, desde hace unos años, las mejores fotos y vídeos de la Tomatina 2017 podían encontrarse en Twitter, donde muchos han querido compartir sus imágenes, captadas la mayoría de ellas desde los balcones, a salvo de tomatazos.

Reporteros en apuros y totalmente bañados en tomate, cubos de agua lanzados para ir limpiando a los participantes o el pleno auge de tomatazos copaban la red social este miércoles.

Algunos valientes lograban grabar incluso desde el interior de la guerra de tomates y otros aunque en la calle, se refugiaban en alguna de las calles aledañas a las que recorren los camiones.

Muchas cadenas de televisión han aprovechado también para mostrar en directo la Tomatina 2017, algunos incluso a través de Periscope o YouTube.

Aún así, como en todo, las críticas no han faltado en Twitter. Muchos cargan contra la fiesta en sí por desperdiciar, dicen, los tomates. Otros por la masificación de Buñol y la saturación de algunas de las calles del pueblo, pese a la entrada pagando. Y otros relacionando la Tomatina con la comparecencia de Rajoy en el Congreso.

Publicidad

Comentarios