Las piscinas naturales son un remedio perfecto para combatir el calor. Algunas, además, son todo un regalo de la naturaleza. Repasamos las 5 más espectaculares y bonitas del mundo.

Publicidad

Espectaculares paisajes, cascadas, aguas cristalinas y entornos de ensueño. Es lo que ofrecen las piscinas naturales alrededor del mundo. Además de ser un remedio perfecto para combatir el calor. Desde México a Turquía son muchos los países que disfrutan de estos ambientes exóticos en los que un baño es mucho más. Repasamos las 5 piscinas naturales más bonitas alrededor del globo terráqueo.

  1. Cenote Ik-Kil (México). Situada en la península de Yucatán, a unos tres kilómetros de la ciudad maya de Chichén Itzá. Se encuentra en el parque ecoarqueológico Ik-Kil. Sus cenotes, grandes estructuras en forma de cueva horizontal cuyo fondo está inundado, son perfectas piscinas para darse un chapuzón. Uno de los más visitados, el Sagrado Azul.

2. Gran Agujero Azul (Belice). Con más de 300 metros de ancho y 123 de profundidad, lo hizo famoso Jacques-Yves Cousteau. Lo declaró como uno de los diez mejores sitios de buceo del mundo. Forma parte del Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice. Está considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

#GranAgujeroAzul #Belice El Gran Agujero Azul es un gran sumidero o "agujero azul" de la costa de Belice. Se encuentra cerca del centro del arrecife #Lighthouse un pequeño atolón ubicado a 100 kilómetros de la costa continental y la Ciudad de Belice. Es de forma circular, y cuenta con más de 300 metros de ancho y 123 metros de profundidad. Cuando acabó la glaciación, o última Edad de Hielo, hace 12.000 años, el nivel del mar subió, las cavernas se inundaron, la cubierta se derrumbó y se formó esta sima que apasiona a los buceadores porque alberga muchas especies de peces, esponjas y corales.​ Se cree que es el fenómeno más grande del mundo en su género. El Gran Agujero Azul es parte del Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice, #PatrimoniodelaHumanidad de la #Unesco

A post shared by Claudia A. Treviño Aguilera (@claudiaaguilerra) on

3. To Sua (Samoa). En la Polinesia, el pueblo de Lotofaga posee un “agujero gigante” para darse un baño. Una preciosa y espectacular piscina natural con una enorme escalera para que los visitantes puedan bajar a sus aguas, a unos 30 metros de profundidad.

4. Pamukkale (Turquía). Su nombre significa “castillo de algodón” en turco y eso da una idea de cómo es esta piscina. Sus impactantes imágenes se producen en sus montañas blancas brillantes y sus piscinas de cálidas aguas turquesa. Diseminadas, además, a varios niveles de sus laderas.

5. Piscina del diablo (Zambia y Zimbabue). En la frontera entre ambos países, el río Zambeze se concierte en las cataratas Victoria, la mayor caída de agua del mundo. Los visitantes se pueden bañar en la ‘piscina del diablo’, unos pocos metros del abismo.

En España

En España también hay piscinas naturales de las que disfrutar. Entre ellas, las piscinas de A Chavasqueira, en Orense o las de Aniol d’Aguja en Gerona.

Las de Beceite y la ruta del Parrisal en Teruel, las de la Sierra de Gata en Cáceres o El Caletón en Garachico, en Tenerife son otras de las piscinas más bonitas de España.

Publicidad

Comentarios