Los Mossos d’Esquadra han cerrado filas entorno a su jefe, Josep Lluís Trapero, y han negado cualquier alerta de la CÍA sobre un atentado terrorista. Eso sí, han admitido avisos varios a los que, dicen, no les dieron credibilidad. Contradicciones que se han dejado ver en Twitter con sus mensajes.

Publicidad

En su cuenta de Twitter, y tras la intervención ante la prensa de Trapero, los Mossos han sacado las uñas por su jefe y por el cuerpo en general para negar que la CÍA les hubiera dado un aviso hace meses, alertando de un atentado en Barcelona, concretamente en La Rambla.

Negando la alerta de la CÍA y contradiciendo a ‘El Periódico’, los Mossos compartían varios tuits explicando su postura, pero entraban en contradicciones, como también lo haría después el consejero de Interior, Joaquim Forn.

También, compartían la rueda de prensa conjunta que han ofrecido, ante las informaciones, Joaquim Forn y Trapero ante los medios. En ella, los Mossos, por boca de su jefe, admitían que les habían llegado varios avisos de “diversas fuentes” sobre posibles ataques pero que, en su momento, consideraron “de baja credibilidad”. Tanto Trapero como Forn han atribuido estas noticias sobre advertencias previas a una “campaña de desprestigio” contra los propios Mossos.

En su perfil de Twitter, Forn se ha mostrado también contundente, denunciando la supuesta campaña contra los Mossos “después de una excelente labor reconocida”. También ha querido dejar claro, “y lo repetiremos tantas veces como haga falta” que “no tenemos relación directa con la CÍA”.

Sin embargo, justo después, un tuit del propio Forn le hacía entrar en contradicción, asegurando que los Mossos “reciben avisos diarios de diferentes fuentes” y que todos son “analizados y evaluados”.

También reconoce que el aviso sobre un posible atentado en La Rambla “nos llegó de otras fuentes, y tuvo baja credibilidad, como el mismo Estado español reconoce”.

En su perfil, Forn ha querido destacar también que los avisos no tenían relación con los terroristas del pasado 17 de agosto y ha calificado de “irresponsable jugar con las informaciones a medias, con objetivos políticos y de manera irresponsable”.

Pese a todo ello, de nuevo en contradicciones, reconocen haber recibido el pasado 25 de mayo una alerta, como adelantaba ‘El Periódico’. Trapero se ha negado a revelar la fuente de la que procedía dicha información.

Publicidad

Comentarios