Los seguidores de ‘OT 2017’ han agotado las entradas para sus conciertos en minutos. Y eso que muchos se quejaron de los precios, asegurando que eran para ricos.

Publicidad

Este pasado jueves salían a la luz los precios de las entradas para los conciertos de ‘OT 2017’. Los canales de venta de los tickets publicaban en Twitter cuánto tendrían que desembolsar los seguidores de los concursantes para verles en directo. Y se montaba el lío.

Los 44 euros de mínimo para el concierto en Madrid y los 40,50 euros de mínimo en Barcelona marcaban el precio más barato. El coste se disparaba hasta los 186 euros en el concierto madrileño (con una entrada Early Entry) y los 175 euros por la Premium en el recinto barcelonés.

Unos precios considerados “para ricos” para muchos de los seguidores de ‘OT 2017’. Las quejas no se hacían esperar y eran muchos los que criticaban que el talent hubiera inflado tanto las entradas.

Algunos recuperaban los precios de las primeras giras de ‘OT’, en los mismos recintos algunos de ellos. Otros bromeaban con empeñar sus enseres o vender algún órgano a la mafia para poder costearse el concierto.

La mayoría de seguidores son adolescentes, que no tienen cómo pagar las entradas y que criticaban que los precios fueran tan elevados. De hecho, había quien comparaba las entradas de ‘OT’ con las de artistas internacionales como Rihanna, Madonna, Lady Gaga o Selena Gómez. 

Otros hacían hincapié en que no ofrecerán un gran montaje. Sobre todo, si se tiene en cuenta la escenografía utilizada durante las primeras giras del programa. Todos los que vieran a Bisbal, Chenoa, Rosa, Bustamante y compañía en aquel tour de 2002 recordarán que el escenario se limitaba a una mera imitación del plató de ‘OT’. Unas escaleras y unos cubículos en el fondo desde donde salían los cantantes.

Entradas agotadas en minutos

Pese a las quejas y críticas por el alto precio de las entradas, éstas han volado. Los seguidores han agotado los tickets en apenas unos minutos. Pasada una hora desde el inicio de la venta, prácticamente quedaban solo un par de centenares en Vistalegre y en el Palau Sant Jordi. 

El colapso también era protagonista de la jornada, siendo muchos los que no podían acceder a la venta. Otros muchos comentaban lo difícil de encontrar entradas seguidas. Había quien pedía más conciertos y, sobre todo, quien señalaba la hipocresía de muchos.

Y es que si este pasado jueves el comentario general era el precio para ricos de las entradas, este viernes muchos presumían de tener las suyas ya. El éxito en la venta augura un lleno absoluto tanto en Barcelona como en Madrid. Por eso, no sería de extrañar que se propusieran nuevas fechas y ciudades.

Publicidad

Comentarios