El American Nazi Party, el Traditionalist Worker Party y varios supremacistas blancos y xenófobos han sido algunos de los primeros afectados por la actualización de las reglas de uso de Twitter. La normativa prohíbe desde ahora la difusión de mensajes de odio o incitación a la violencia a través de la red social.

Publicidad

Twitter ha hecho efectivas dos nuevas reglas de conducta en su plataforma a través de las que se prohíbe a los usuarios publicar tuits con amenazas de violencia contra determinadas personas o grupos de personas, promover el terrorismo o utilizar símbolos que inciten al odio.

Como consecuencia de la aplicación de esta nueva normativa, varias organizaciones y figuras influyentes de la extrema derecha estadounidense se encuentran entre los perfiles suspendidos por la red social por difusión de este tipo de mensajes. Según el portal Observer, los efectos de las nuevas reglas se han visto en la red social pocas horas después de su implementación, con la desaparición de algunas de estas cuentas.

Entre los primeros perfiles suspendidos por Twitter se encuentra los del American Nazi Party (ANP) o el Traditionalist Worker Party (TWP), una formación que defiende la pureza racial y culpa a los judíos de muchos de los problemas del mundo. También han sido canceladas las cuentas de líderes del partido de extrema derecha Britain First, entre los que se encuentra Jayda Fransen, conocida por publicar varios tuits con vídeos islamófobos que fueron compartidos por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el pasado mes de noviembre.

También ha sido cancelado los perfiles del grupo Vanguard America, implicado en los disturbios racistas de Charlottesville (Estados Unidos); del supremacista blanco Jared Taylor y de su revista American Renaissance, orientada a defensores de la eugenesia y negacionistas del Holocausto. Tampoco se encuentra ya disponible la cuenta del grupo confederacionista The League of the South, que aboga por el regreso a la cultura basada en el conservadurismo cristiano y el estilo de vida sureño.

El citado medio ha relatado que muchas de las personas perjudicadas por las nuevas normas de Twitter se han trasladado a la red social Gab, usada especialmente por nacionalistas blancos estadounidenses. En esta plataforma han sido vistas publicaciones donde se compara al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, con el dictador soviético Josef Stalin.

Publicidad

Comentarios