Mañana de alta tensión en Cataluña. La Guardia Civil ha detenido a 12 personas y ha realizado nueve registros, entre ellos en las consejerías de Economía, Asuntos Sociales y Exteriores de la Generalitat, por la organización del referéndum independentista. Entre los arrestados está el secretario general de Economía y número dos de Junqueras, Josep Maria Jové.

Publicidad

Las reacciones no se han hecho esperar y partidos y asociaciones afines al proceso independentista han convocado concentraciones a través de las redes sociales ante la Consejería de Economía para protestar por los registros.

Los ecos de las detenciones llegaban a primera hora de la mañana hasta el Congreso de los Diputados, donde se celebraba la sesión de control al Gobierno. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, cambiaba sobre la marcha su intervención prevista y se mostraba tremendamente duro con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al que ha pedido que saque sus “sucias manos” de las instituciones catalanas.

En su respuesta, el presidente ha justificado los registros, ya que, según ha dicho, “se ha hecho por decisión del juez” y cualquier democracia tiene “obligación” de acatar lo que diga uno de los tres poderes del Estado. Según ha añadido, se trata de una investigación que se hace para que se “cumpla la ley” y lo seguirán haciendo “hasta el final”.

Posteriormente, los diputados de ERC y del PdeCAT abandonaban en bloque el Pleno en protesta por estas detenciones y registros.

Minutos después, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, convocaba a todos los consejeros del Govern a un Consejo Ejecutivo extaordinario, mientras que los principales dirigentes independentistas lanzaban sus mensajes de condena a las detenciones en Twitter.

Desde las filas de Podemos e Izquierda Unida también se criticaba al Gobierno por esta operación de la Guardia Civil en busca de documentación relacionada con el referéndum del 1-O. También la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

En una postura radicalmente distinta se ha expresado el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que entraba en directo en ‘El Programa de Ana Rosa’ (Telecinco) y que aseguraba que “no se puede ser un golpista y luego quejarse de que te vengan a pedir explicaciones”.

Publicidad

Comentarios