Codorniú vuelve a estar en el ojo del huracán. El motivo es que parte de la familia Raventós, que está al frente de la empresa dedicada al cava, dirige también Unipost, compañía de mensajería en la que este martes la Guardia Civil ha incautado sobres con las notificaciones para la configuración de las meses electorales del referéndum independentista del 1-O.

Publicidad

Unipost es reincidente en estas lides, pues también fue la empresa que envió las notificaciones para la mesa electoral y la propaganda para el referéndum del 9 de noviembre de 2014. Desde el pasado mes de julio se encuentra en suspensión de pagos debido a una deuda de 50 millones de euros.

Desde primera hora de este martes, varios usuarios de Twitter han llamado al boicot contra Codorníu.  “Es la bebida oficial del referéndum”, dice uno de ellos. La campaña en contra es especialmente alarmante para la empresa catalana teniendo en cuenta que se produce a sólo tres meses de Navidad, cuando las ventas de cava se disparan.

Publicidad

Comentarios