Los constitucionalistas han vuelto a salir a la calle en Barcelona. Acudiendo a la llamada de SCC, han protagonizado una multitudinaria manifestación para pedir un Govern con ‘seny’.

Publicidad

Más de 200.000 personas se echaron a calle este pasado domingo en Barcelona. Lo hacían con el propósito de pedir un Govern con ‘seny’ en Cataluña, tras más de dos meses sin Ejecutivo. La llamada de Sociedad Civil Catalana (SCC) reunió de nuevo a los constitucionalistas. PP, Cs y PSC se unieron en un acto en el que Manuel Valls y Rosa María Sardá fueron protagonistas.

Con el lema “Ahora más que nunca, ‘seny'”, SCC llamaba de nuevo a los constitucionalistas a salir a la calle. Lo hacían con ganas, sobre todo después de tener que anular la concentración en Madrid. Por el escenario situado en la avenida del Marqués de Argentera, Valls y Sardá daban sendos discursos a los concentrados.

En perfecto catalán gracias a sus orígenes, Manuel Valls se reivindicaba como ciudadano europeo. Recordaba que el “destino de Europa también se juega aquí, en Cataluña”. “Es un momento difícil por la subida de los populismos. No hay ni mediación ni apoyo posible a los separatismos ni a cambiar las fronteras europeas. El nacionalismo, cambiar las fronteras, un proyecto que dice a los otros que no están con ellos… ese nacionalismo es guerra, y Europa son setenta años de paz“, decía Valls.

Valls incidía en su discurso en las mentiras del independentismo. Entre ellas, la de que podrían quedarse en la zona euro. De hecho, el exsocialista ha sido uno de los que más daño ha hecho a los intentos de internacionalizar el conflicto. “No se puede permitir que se cambien las fronteras y que fracase uno de los Estados más importantes de Europa. España dominó el mundo y Europa necesita a España”, decía entre aplausos. 

Por su parte, Rosa María Sardá, que era la primera en hablar, pedía “actuar con la razón y no con la tripa”. “Ya sabemos que no nos consideran buenos catalanes porque nos discriminan por lo que pensamos”, decía.

Al final de su discurso, de casi diez minutos, Sardá pedía diálogo a los partidos. “Si los políticos nos tienen divididos, nosotros no vamos a contribuir. Sólo el entendimiento puede hacer callar a los que hoy viven mejor en las trincheras“, solicitaba.

Por el escenario pasaba también el fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, que pedía una reforma constitucional pactada. Eso sí, después de una renuncia explícita del proyecto independentista.

Antes de los discursos, y encabezando la manifestación, el propio Manuel Valls y numerosos rostros políticos catalanes. Miquel Iceta, Enric Millo, Albert Rivera, Juan Carlos Girauta, Jordi Cañas, Andrea Levy, García Albiol, Dolors Montserrat o Alberto Fernández Díaz no faltaron.

Publicidad

Comentarios