El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha aprovechado la entrada en prisión de los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, para atacar al Gobierno español, al que acusa de tener “presos políticos”.

Publicidad

“No tiene moral el Gobierno de España, que reprimió al pueblo de Cataluña, apresa al presidente de la Asamblea Nacional Catalana, que pone preso a uno de los líderes de la sociedad civil catalana, que tiene presos políticos, que persigue al pueblo de Cataluña”, ha expresado Maduro en una rueda de prensa con medios internacionales, obviando la brutal represión que él ha ejercido contra la oposición y las decenas de presos políticos que continúan en sus cárceles.

Con estas palabras, Maduro contestaba a unas declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores español, Alfonso Dastis, en las que aseguraba que la Unión Europea (UE) mantendrá las sanciones previstas contra el gobierno de Maduro. “No tiene moral la oligarquía española para referirse a nosotros, tomen las sanciones que les dé la gana. A Venezuela no la para nadie”, ha advertido.

Tras sus acusaciones, Maduro ha apuntado que Cataluña es un asunto “interno” de España. “No me meto en ese tema, pero no tiene moral para referirse al país más democrático del continente americano, el que parió al libertador Simón Bolívar, que sacó aquí a los Borbones a plomo”, ha afirmado.

Sobre las posibles sanciones de la UE, Maduro entiende que Bruselas “se ha dejado poseer por una versión parcializada a favor de la derecha” y actúa “subordinada a la política” del presidente estadounidense Donald Trump. “Ójala rectifiquen pronto”, ha añadido Maduro apelando a la UE y defendiendo que “el chavismo es mayoría e insustituible” en Venezuela, y supone, según dice, una “garantía de paz para América del Sur y el Caribe”.

Del mismo modo, Maduro ha dicho a Bruselas que “España no nos representa” en Europa. “Se presentan como los dueños de América Latina porque son sus tierra, sus colonias”, ha dicho con tono despectivo. “¿Cómo va a saber Rajoy dónde queda Venezuela si no sabe dónde queda Cataluña?”, ha concluido.

Publicidad

Comentarios