Fue lanzado a principios de agosto, pero esta semana ha vuelto a hacerse viral, volviendo a ser muy compartido por Facebook y WhatsApp. Es el manifiesto que lleva por nombre ‘Los otros catalanes’ y en él se pone de manifiesto el hartazgo con el proceso separatista.

Publicidad

El texto se está compartiendo sobre todo desde el día 10 de septiembre, antes de la Diada y tras la convocatoria del referéndum del 1 de octubre, pero es anterior: se publicó en forma de carta al director de ‘El Periódico’ el 4 de agosto, firmada por Enrique Llaudet  y, tal y como indica ‘El Confidencial’, ya se había publicado en ‘La Vanguardia’ el 12 de septiembre 2015, en una versión más breve de Xavier Carbó. Eran apenas cuatro párrafos que han ido evolucionando: hace un mes, una versión extendida del mismo texto fue publicado en las aportaciones de los lectores en ‘El Periódico’.

En cualquier caso, se trata de un manifiesto que empieza a revestir carácter de obra colectiva, ya que se van difudiendo nuevas versiones alargadas y modificadas adaptadas al momento en que se encuentre el ‘procés’.

A continuación, el texto completo:

Los otros catalanes

Somos los otros catalanes: los que cuando vamos a manifestaciones nos comportamos como personas civilizadas, los que nunca colocaremos ninguna bandera en el balcón; somos tranquilos, tolerantes, trabajadores, pacíficos, discretos y amigos de nuestros amigos; queremos tener salud, amor y trabajo, como todo el mundo; creemos en la familia y en el esfuerzo personal y no en la donación y subvención para conseguir las cosas; amamos la paz y la libertad. Aborrecemos la corrupción, la violencia, el abuso de poder, la manipulación y la mentira.

Somos bilingües sin complejos; hacemos zapping sin problemas por todas las opciones y la película que vimos ayer ya no recordamos en qué idioma la oímos (catalán o castellano).

Nos gustan los deportes y animamos igualmente a Nadal, Ferrer, Lorenzo, Alonso, al Barça, al Español y a la Selección, y nos da igual si el gol lo mete un catalán o un manchego cuando competimos por la copa de Europa o el Mundial. Y por respeto no pitamos el himno de España ni ningún otro.

Estamos hartos del procés y del politiqueo en general con tanta mentira. Votamos al menos malo o por descarte.

Aborrecemos a quienes fomentan las fobias entre territorios, sean del color que sean, de aquí o de cualquier otro sitio, para ganar cuatro votos, mantener la poltrona y seguir llevándose el caldo calentito a cuenta de todos.

No creemos que la independencia sea la solución a todos nuestros problemas: no somos tan ingenuos; consideramos que la política de confrontación y sus líderes son precisamente parte del problema.

¿Por qué está todo tan crispado? ¿No tendrían que trabajar todos para sacarnos de esta crisis, dejarse de historias y no confrontarnos unos con otros? Creo que muchos pensamos así, pero no se nos ve ni se nos oye: somos los Otros. Y aunque saben que estamos nos ignoran por no pensar como ellos.

Tras el próximo fracaso del 1 de octubre habrá nuevas elecciones autonómicas. Informad a todos los que formamos parte de los Otros, a vuestros conocidos, a los indecisos, a los que piensan que esto no va con ellos, que de nuestro voto en las citadas futuras elecciones autonómicas depende que Catalunya siga siendo feudo de unos cuantos que basan su discurso en el odio a los demás pueblos de España, adoctrinando en las escuelas a nuestros niños y difundiendo propaganda y mentiras en los canales autonómicos y en los otros medios comprados con subvenciones pagadas con nuestro dinero. Exijamos que los constitucionalistas lo sean por encima de los intereses de sus partidos.

Vamos a demostrar a quienes lideran el procés que en el mundo somos catalanes y españoles. Vamos a demostrarles que no nos hemos creído la vil mentira de que “Espanya ens roba” cuando los únicos que nos han estado robando son ellos: nuestros recursos, nuestro dinero, nuestro orgullo y nuestra dignidad, intentando vanamente hacernos sentir inferiores y de segunda. Vamos a decirle a ellos y al mundo que ya basta de muestras de odio, intransigencias y amenazas de sanciones para quien no colabora o piensa como ellos. Vamos a frenar esta aventura que solo nos ha traído y traerá más pobreza económica e intelectual y más crisis a pesar de que nos prometen el paraíso.

Porque amamos Catalunya, porque amamos España, porque queremos seguir siendo europeos, ¡viva Catalunya!

Publicidad

Comentarios