“Boadella, fot el camp” es la pintada de grandes dimensiones que se ha encontrado el dramaturgo Albert Boadella a su vuelta a su casa en el pueblo gerundense de Jafre.

Publicidad

Los insultos, intimidaciones y amenazas del separatismo hacia Albert Boadella no cesan. “Boadella, fot el camp” (lárgate)”, es la pintada de grandes dimensiones que han hecho en el pueblo gerundés de Jafre, donde el dramaturgo tiene una casa.

La pintada ha sido realizada en un muro a la entrada del pueblo y se suma a otra que el fundador de Els Joglars descubrió hace quince días en los muros que rodean su casa y en la que puede leerse “Viba Tabarnia Presidente”. En esa ocasión, se lo tomó con humor y posó sonriente frente a ella, añadiendo, además debajo “Moltes gracies Jafre”.

El dramaturgo ha sufrido varios ataques en los últimos años: le cortaron tres cipreses una noche, le rompieron una pared de chumberas y le han tirado bolsas de basura dentro de la casa.

“ESTOY ACOSTUMBRADO”

“Enfadado ya no estoy porque estoy acostumbrado. Es mejor que se ensañen con las paredes que en mi persona directamente pero todo esto va tomando mal cariz“, ha señalado Boadella en declaraciones a EFE tras la nueva pintada.

“La pintada de ahora la debieron hacer ayer o anteayer. La hemos visto hoy al volver al pueblo. La han puesto ahí para que la vea todo el mundo, pero solo falta que me hicieran esto para que no me vaya en toda la vida“, se ríe. Le preocupa, no obstante, “el ambiente que está respirando Cataluña y que parece que va en aumento”.

“Después de la detención -de Puigdemont- y de que el Parlamento continúe en ese plan en el que el presidente se constituye en un animador del plante al Estado y de que solo represente a un sector, el separatista, es natural que se lancen a hacer tonterías como cortar carreteras. A todo esto se suma lo que está haciendo una televisión, TV3, que es golpista”, ha añadido.

La semana pasada, Albert Boadella, presidente en el exilio de Tabarnia, comandó una ‘performance’ humorística frente a la casa en la que residía Carles Puigdemont en Waterloo (Bélgica) hasta su detención en Alemania el pasado domingo.

Publicidad

Comentarios