Las cardiopatías congénitas pueden encontrarse en casi 1 de cada 100 niños nacidos, constituyendo la primera anomalía congénita. Uno de cada 3 niños con una cardiopatía congénita necesitara una intervención en los primeros años de vida.

Publicidad

Los avances en la cirugía cardiaca y en las intervenciones por cateterismo permiten que la mayoría de los niños (cifras cercanas al 97%) sobrevivan con una adecuada calidad de vida. En los casos más complejos es necesario realizar un seguimiento específico y ayudar a que crezcan y se incorporen a las actividades habituales de los niños y jóvenes como el deporte.

Por otro lado, las cardiopatías familiares y de origen genético son un grupo de enfermedades que se asocian a cuadros graves como la muerte súbita y que incluyen las miocardiopatías, canalopatias (síndrome de Brugada, QT largo) o las enfermedades de la aorta. Se pueden diagnosticar en las fases en las que aún no se han desarrollado mediante estudios genéticos. Es clave este conocimiento para prevenir eventos y para hacer recomendaciones como las deportivas u otras.

“La Unidad de Cardiología Pediátrica ofrece una atención integral a las condiciones cardiovasculares centrada en el paciente y su familia; desde el feto al joven adulto, con consultas de alta resolución; es decir, todas las pruebas complementarias en la misma consulta, con  la tecnología menos invasiva y más avanzada  y el conocimiento experto de sus profesionales”, afirma el responsable de la nueva Unidad de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Familiares del Hospital La Luz y del Hospital Quirónsalud Sur, Dr. Constancio Medrano López. El equipo médico de esta unidad está formado también por el Dr. Marcos García Aguado, responsable de Cardiología Adultos y Cardiopatías Familiares.

Según el doctor Medrano, “facilitamos la posibilidad de conocer el diagnostico precoz, desde la etapa prenatal, mediante la ecocardiografía fetal, a la prevención cardiovascular, ofreciendo una información actualizada sobre los casos concretos”.

En el ámbito pediátrico  – continua este especialista -, se puede descartar una cardiopatía ante síntomas comunes como soplo, sincope palpitaciones o dolor torácico en niños y jóvenes. También podemos realizar una evaluación cardiológica en jóvenes que realizan deporte intenso o de competición.

La nueva unidad del Hospital La Luz, ofrece el estudio de niños con cuadros complejos como síndromes o enfermedades raras o niños que reciben fármacos (oncológicos u otros) que pueden asociar afectación cardiaca.

“En los casos de cardiopatías familiares el abordaje es global con estudio de los arboles familiares, realización de pruebas genéticas y estudio detallado de los individuos (niños y adultos). Se realiza un asesoramiento individual de riesgo y de las actividades deportivas”, asegura el doctor Marcos García Aguado.

Finalmente,  “nuestra unidad tiene como objetivo ofrecer segundas opiniones sobre casos y decisiones complejas así como acompañar en los procesos de transición a la vida adulta. Asimismo, ofrecemos colaboración y apoyo a otros profesionales del grupo Quirónsalud desde el ámbito asistencial, al docente, investigador y de cooperación nacional e internacional”, explica el doctor Constancio Medrano López.

En conclusión, la reciente unidad creada conjuntamente en el Hospital La Luz y Hospital Quirónsalud Sur, permite proporcionar consejo y seguimiento en las diferentes edades para asegurar las mejores terapias e intervenciones que conlleven la mejor calidad de vida y la integración completa en las actividades habituales.

Publicidad

Comentarios