El amarillo sigue tiñendo toda la política catalana. Ciudadanos ha sufrido un nuevo ataque a su sede. Independentistas han realizado pintadas de este color en sus oficinas de Barcelona.

Publicidad

Ciudadanos ha denunciado este sábado un nuevo ataque a su sede en Barcelona. La fachada del cuartel general de la formación naranja en la calle Balmes ha aparecido esta mañana con pintadas amarillas, el color con el que los independentistas piden la liberación de los políticos separatistas que se encuentran en prisión.

“Esta noche han vuelto a atacar la Sede de Ciudadanos en Barcelona. En Cataluña, la intolerancia viste de amarillo. La calle y las playas son de todos, no de los CDR. Los bancos del Govern en el Parlament son de todos, no de los diputados separatistas. No nos callarán”, ha indicado en Twitter el portavoz de la formación naranja en el Parlament, Carlos Carrizosa.

Este nuevo ataque se produce después de que este viernes se vivieran momentos de tensión en el Parlament tras la exigencia de Carrizosa de que fueran retirados los lazos amarillos de los escaños de los ‘consellers’ que están en prisión preventiva. El propio diputado retiró uno de ellos y el presidente del Parlament, Roger Torrent, le reprendió y suspendió momentáneamente el pleno.

ACCIÓN DE LOS CDR

Posteriormente, un grupo de independentistas de los Comités de Defensa de la República (CDR) rodearon el Parlament con cintas amarillas. Los CDR han afirmado que la actuación de Ciudadanos pretende “legitimar la violencia y el odio que tenemos que soportar en las calles”.

“No toleraremos ninguna agresión más. Responderemos a todas con contundencia”, han avisado. Los Comités de Defensa de la República han instado a los partidos independentistas a “no soportar más humillaciones”.

Publicidad

Comentarios