Decenas de particulares en las redes sociales ofrecen sus casas y camas para los miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional tras ser desalojados de varios hoteles de Cataluña.

Publicidad

Cientos de personas han ofrecido camas y cobijo a los miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil que se encontraban en Cataluña tras su actuación durante el referéndum ilegal del 1-O.

Los policías fueron expulsados de varios hoteles de Calella, en Barcelona, en los que se encontraban el Palmeras, el Catalonia y el Vila, que albergaban a más de 500 agentes.

No han sido los únicos hoteles que han hecho abandonar a los cuerpos del Estado, en Pineda del Mar, 40 policías salieron entre insultos y amenazas de los ciudadanos.

Tras ver estos acontecimientos, ciudadanos catalanes han publicado en las redes sociales mensajes en los que ofrecían un lugar donde dormir a los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Especialmente emotivo ha sido el ofrecimiento de un hombre mayor, que acudía a dependencias de la Guardia Civil para ofrecer su casa e incluso “dinero para pagaros alojamiento” a los agentes desplazados a Cataluña.

“¿Sabes lo primero que vamos a hacer? Darte las gracias por ser como eres. Y hay mucha gente como tú. Y no os vamos a abandonar nunca”, le dice uno de los guardias civiles al anciano, que entre lágrimas ofrece todo lo que tiene. “No sé qué más puedo ofreceros, tengo dinero…”, dice con la voz entrecortada el hombre. “Lo que me puedes es dar un abrazo”, le dice el agente, ante lo cual el hombre se levanta y ambos se funden en un gran achuchón mientras el guardia civil le agradece su ayuda.

Ofreciéndole su brazo, le acompaña a tomarse un café en una escena de total hermandad y humanidad.

Publicidad

Comentarios