Patadas, muchos nervios y llamada a la Policía. Así fue la enésima agresión a un reportero de televisión. Esta vez, le ‘tocó’ a Luis Fernando Rozo, del programa ‘Espejo Público’.

Publicidad

El presunto secuestrador de Alcantarilla es el responsable de la agresión a Luis Fernando Rozo, reportero de ‘Espejo Público’. El propio periodista y el programa compartían en Twitter las imágenes de los hechos, en las que volaban las patadas y los nervios estaban a flor de piel. Una situación que terminó con la Policía personándose allí.

El agresor es un hombre acusado de haber mantenido secuestradas durante meses a su mujer y su hija, de 30 años y discapacitada intelectual. Ante las preguntas del reportero, no pudo contener los nervios y descargó su ira contra el periodista.

Tras quedar en libertad provisional con una orden de alejamiento, el presunto secuestrador era abordado por la prensa. El acercamiento del reportero desataba una escena de agresión que fue “un momento muy desagradable”. “Simplemente quería preguntarle. Llamamos a la Policía porque yo estaba haciendo mi trabajo en un sitio público”, relataba el periodista.

Fernando Rozo explicaba que el hombre ya le había insultado días anteriores. “Se siente señalado, dice que su reputación está por los suelos y que le han acusado sin pruebas”, cuenta. “No le gusta que le llamen secuestrador ni maltratador”, añadía el reportero.

Disculpas

Tiempo después, el agresor decidía pedir disculpas ante las cámaras de ‘Espejo Público’. “Te pido perdón, pero lo que estoy pasando no se lo deseo a nadie. No las tenía secuestradas”, le decía a Rozo.

Publicidad

Comentarios